El porteo del bebé

Diferentes sistemas de porteo

  • Los portabebés clásicos o mochilas «canguro»: son muy fáciles de colocar; son prácticas, pero no respetan la posición natural de los bebés, que reposan sobre sus partes genitales, con la espalda recta y las piernas colgando. Por lo tanto, es preferible no utilizarlos más de 30 minutos seguidos.
     
  • Los portabebés ergonómicos: tienen las mismas características prácticas que los portabebés clásicos, pero permiten a tu bebé acomodarse en la posición fisiológica, más cómoda y más adecuada para el desarrollo de sus caderas. Los largos tirantes acolchados y sus cinchas regulables te permiten llevar a tu bebé de forma muy cómoda.
     
  • Los fulares de porteo: consisten en un pañuelo de tela muy largo (de 2,5 m a más de 5 m de longitud) de un tejido especial. Son los que permiten un porteo más polivalente.Variando forma de anudarlo permite llevar al bebé delante, a la espalda, sobre la cadera, o, durante los primeros meses, como si estuviera en una hamaca. Puedes ajustártelo a tu medida, de forma que permite un porteo muy cómodo... siempre y cuando conozcas el arte de anudarlo.
     
  • Las bandoleras y los pouch o sling (tipo hamaca): son un rectángulo de tela con una anilla en el extremo para ajustar, o como una bandolera de tamaño fijo sin anillas, están diseñados para una carga asimétrica sobre la cadera. Son poco voluminosos y fáciles de utilizar, puedes llevarlos en el bolso por si debes cargar a tu bebé de forma improvisada.
     
  • Los portabebés chinos o «meï taï»: son una tela rectangular con 4 tiras que parten de sus esquinas y que se anudan. Permiten acomodar fácilmente a tu bebé contra tu vientre o sobre tu espalda. Al doblarse, ocupan muy poco lugar.

 

 

 

Tu valoración

Enviar un mensaje