¡Envíos gratis a partir de 35 € ! Entrega en 24/48H

Cuando uno piensa en las vacaciones en familia, piensa en cómo preparar bien la maleta de sus hijos. Sin embargo, ahí es donde podemos equivocarnos: la mayoría de nosotros acabamos metiendo en nuestro equipaje demasiados jerséis y ningún pantalón corto y la temperatura acaba alcanzando los 35 °C, o quizá solo llevamos bañadores y de repente cae la lluvia más intensa de los últimos 30 años... Y por lo que respecta a cómo preparar la maleta de viaje de tu bebé o tu pequeño, estás perdida, acabas llevándote casi todo (para asegurarte de que no falte nada) y eso resulta en un exceso de equipaje (recuerda que también hay que llevar el cochecito, la sillita del coche, el patinete...).
Por eso, tanto si sois padres por primera vez como si no, hemos pensado en una lista de cosas esenciales que podéis llevar en la maleta para vuestras vacaciones en familia que os resultarán muy útiles.

Cartilla sanitaria y documentos de identidad: indispensables para viajar con tu bebé

Tanto si vais de viaje a la montaña, a la playa o a una ciudad... hay algo que siempre es necesario: ¡la documentación! Cartillas sanitarias, carnés de identidad (o pasaportes), por no hablar del libro de familia (si el recién nacido aún no tiene documentos y en caso de que no tengáis el mismo apellido).

Un truco para viajar ligero: comprueba si tu seguro médico ofrece acceso en línea al historial médico (historial médico compartido), una versión digital del historial médico de tu hijo donde estén guardados de manera segura todos sus datos médicos de tus niños y de la familia. Es muy útil en caso de que tengas la custodia compartida, si vas a hacer un viaje por carretera o si tienes miedo de perder su cartilla sanitaria.

Neceser y botiquín: todo lo que necesitas en la maleta de viaje para la comodidad de tus hijos

Por lo que respecta a los productos del cuidado de la piel, ¡relájate! Siempre puedes comprarlos al llegar al lugar, por ejemplo, si has olvidado la crema para cambiar el pañal del bebé.
Si a tu bebé le encantan sus productos de cuidado cotidianos, piensa en llevar botellas en formato de viaje. Además de sus productos para la piel favoritos, piensa también en llevar algo para aliviar las quemaduras del sol, por si acaso. En cuanto a las medicinas, no pasa nada si te las olvidas, siempre y cuando lleves las recetas contigo (o hagas fotos de estas).

Un consejo antiestrés: como probablemente sabrás, los viajes con niños son toda una aventura. Para evitar complicaciones antes de la llegada, piensa en llevar un pequeño kit de emergencia. Además de juegos y snacks para el viaje, lleva también una agua refrescante para la cara y el cuerpo, una crema reparadora de heridas leves (por ejemplo, Cicastela) y vendas.

Protección solar Mustela SPF30+ con formato stick transparente

Repelente de mosquitos, bañador, sombrero, protector solar: ¡la protección es lo primero cuando vas de vacaciones!

Esta es una abreviatura para no olvidarse de lo esencial: GSP (gafas, sombrero, protección solar). Asegúrate de elegir la crema solar adecuada. Por supuesto, esto se complementa con el bañador, la sombrilla, los pañales para bañarse si quieres chapotear en el agua con tu bebé, etc. Una vez allí, puedes comprar un vaporizador y una botella de agua para llevarla en la bolsa de la playa. No es necesario que lleves la maleta cargada.

Ropa: lleva un poco de todo para prepararte para los cambios de temperatura

¿Cuántos bodis deberías llevar en su maleta de verano? ¿Y pijamas? La experiencia dice que normalmente solo se usa 1/3 de lo que llevas en la maleta de tu bebé. Un claro ejemplo son todos esos conjuntos superbonitos de más que llevas para hacer las fotos de vacaciones. Si quieres un consejo, ¡sé pragmática! Siempre va bien llevar unas cuantas prendas más cálidas para las noches frías incluso si vas al mar (por ejemplo, un saco de dormir de verano).