Existe una posibilidad de volar con tu bebé por primera vez
Este verano, existe una posibilidad de volar con tu bebé por primera vez. Viajar por el aire con un niño es más fácil de lo que se podría pensar, especialmente si todo está bien organizado. Prueba nuestros consejos de familia para disfrutar del viaje por los aires.

Existe una posibilidad de volar con tu bebé por primera vez Este verano, existe una posibilidad de volar con tu bebé por primera vez. Viajar por el aire con un niño es más fácil de lo que se podría pensar, especialmente si todo está bien organizado. Prueba nuestros consejos de familia para disfrutar del viaje por los aires. ¿Hay un límite de edad? Los bebés pueden volar a una edad mucho más joven de lo que crees. Si el bebé está sano y no nació prematuramente, la mayoría de las líneas aéreas le permiten volar desde una semana de edad para vuelos cortos y tres semanas para vuelos de largo recorrido. Sin embargo, si usted puede postergar su viaje será mejor, lo recomendable es esperar a que tu bebé tenga la primera vacuna, la razón es porque los virus se propagan más fácilmente en espacios cerrados. Tu bebé es demasiado pequeño para ser vacunado contra ciertas enfermedades (como la malaria, fiebre amarilla, etc) por eso es recomendable evitar viajar a los países afectados por estas enfermedades. Si tu bebé nació prematuramente o tiene problemas de salud mejor consulte a su médico antes de volar. Prepárate para tu viaje Tu bebé está sujeto a las mismas reglas que tú. Para evitar sorpresas desagradables en el aeropuerto debes saber exactamente lo que necesitas llevar contigo. Él o ella necesita una prueba de identidad para viajar dentro de Europa además de su pasaporte (Visa, cuando es necesario) para el resto del mundo. Piensa en el futuro y prepara todos los papeles unas semanas antes del viaje. Debes avisar a tu línea aérea que vas a viajar con un bebé en el momento de reservar tus boletos de avión, de este modo se te dará un asiento más espacioso, una cuna o incluso una cama para bebé dependiendo de la compañía. La mayoría de las aerolíneas también permiten en acceso de un moisés, cestas o portabebés pequeños. Si quieres un asiento separado para tu pequeño tendrás que pedirlo, ya que todos los bebés menores de dos años viajan con sus padres pues es una manera más barata pero no tan confortable. Algunos cochecitos plegables son aceptados a bordo, pero los coches más grandes deben viajar en la bodega del avión, investiga con anticipación, también es buena idea llevar una cuna, te resultará más útil después de registrarla. Los mejores consejos para un viaje tranquilo Aprovecha al máximo el espacio que tienes para tu equipaje de mano, lleva un suministro extra de pañales, toallitas y mudas de ropa (para ti y para el bebé) de esta manera si se cae una bebida encima o accidentalmente vomita en tu hombro no tendrás que pasar las próximas horas deseando haber empacado ropa de repuesto. Aunque a los adultos no se les permite llevar líquidos a bordo, esta regla no se aplica para los bebés, puedes llevar leche preparada dentro del avión, botellas de agua y pequeños envases con comida para bebé. El personal de seguridad está autorizado para pedirte una prueba antes de abordar el avión ¡Te lo advertimos! Cuando se trata de otros líquidos como el agua de tocador, limpiador en crema o suero fisiológico puedes abordar con 100ml de cada uno, es mejor si usas los paquetes de viaje o muestras de los productos. Ten en cuenta que los oídos de tu bebé pueden doler al despegar o al aterrizar, esto ocurre por los cambios de presión de aire. La única forma para destapar sus oídos es haciendo que tu bebé chupe el biberón, el pecho o bien un chupón, si tiene la nariz obstruida límpiala antes de despegar y junto cuando el avión comienza su descenso. Los aviones cuentan con aire acondicionado, puede hacer un poco de frío, así que recuerda empacar una manta y gorrito junto a toda la demás ropa de viaje. Es muy fácil contraer un resfriado. Mantener al bebé entretenido Un recién nacido probablemente estará encantado de dormir en tus brazos la mayor parte del viaje, pero los niños mayores no, es más difícil hacer que estén sentados durante todo el vuelo. No hay una solución fácil pero aquí algunos consejos que pueden ayudarte: Para vuelos muy largos, el mejor consejo que podemos dar es viajar de noche, es más fácil que tú y tu bebé duerman durante el vuelo, recuerda tomar algunos de sus juguetes favoritos siempre y cuando no sean ruidosos para evitar molestar a tus compañeros de viaje. Lo mejor es llevar contigo libros, mantas confortables, carritos pequeños, equipos y otras cosas con las que pueda jugar el niño según su edad pero en silencio. Distraer a tu bebé señalando cosas que estén a su alrededor, tales como personas caminando por los pasillos, pilotos y azafatas, incluso el cielo y las nubes es una buena forma de descubrir un nuevo mundo. Generalmente hay caricaturas en el avión como forma de entretenimiento durante el vuelo, es una buena forma de mantener a tu bebé distraído algunos minutos, pero si tu hijo está irritable o aburrido, llevarlo a lo largo de los pasillos es una opción (si el personal de la aerolínea lo permite), el cambio de escena le hará bien.