El desarrollo del parto

La llegada al hospital o maternidad

  • Te preguntarás, sin duda, cuál es el momento adecuado para ir al hospital. Si vas demasiado pronto, te arriesgas a que te manden de vuelta a casa y si vas demasiado tarde te arriesgas a ver llegar a tu bebé por el camino. Por lo general se da la siguiente recomendación: el momento de ir al hospital ha llegado cuando hayas tenido contracciones frecuentes (cada 10 minutos o más frecuentes), dolorosas y regulares durante al menos dos horas. .
     
  • También, si notas pérdida de líquido, aunque no tengas contracciones, tienes que acudir en un plazo máximo de dos horas , para que analicen si se trata de líquido amniótico..
     
  • A tu llegada al hospital te atenderá el médico o la matrona que esté de guardia. No te olvides llevar contigo tu historial médico (incluyendo en particular, tus últimos análisis de sangre y tu grupo sanguíneo). El médico o la matrona revisará tu historial y te preguntará si has roto aguas y cuál es la frecuencia de las contracciones.
     
  •  A continuación la matrona te realizará un primer examen. Te tomará la temperatura y la tensión arterial, te realizará un análisis de orina para buscar la presencia de azúcar y albúmina, te palpará el útero y auscultará el latido cardíaco de tu bebé. También te realizará un tacto vaginal para determinar nivel de dilatacñión del cuello del útero y la posición del bebé en tu pelvis.
     
  • Una vez efectuados estos exámenes y si los resultados son satisfactorios, te monitorizarán durante 30 minutos aproximadamente. Te pondrán dos sensores en el vientre para registrar las contracciones de tu útero y los latidos cardíacos de tu bebé.


 

Tu valoración

Enviar un mensaje