Envio gratis a partir de 35 €!

¿Por qué mi bebé no duerme? ¿A qué se debe la inquietud de los bebés al dormir? ¿Es normal que un bebé duerma mucho? ¿Cuándo dormirá toda la noche seguida? ¿Cuál es la mejor hora para acostarlo? ¿Cómo y cuándo adoptar una rutina del sueño? ¿Cuánto duerme un bebé de tres meses? ¿Y un niño de hasta un año? ¿Cuáles son sus horarios de sueño? Ser padre y madre implica no dejar de hacerse preguntas... Te las respondemos con ayuda de Emmanuelle Rigeade, enfermera pediátrica.

Resumen

Ciclos de sueño desde el nacimiento hasta el año de vida

Cómo poner a dormir al bebé

Horarios de sueño desde el nacimiento hasta el año de vida

¿A qué edad empiezan los bebés a dormir toda la noche seguida?

Ayuda a tu bebé a quedarse dormido

Trucos para que a tu bebé no le cueste tanto dormirse

Cómo sobrellevar los llantos nocturnos del bebé

¿Por qué se despiertan los bebés de noche?

Cuatro cuestiones más sobre el sueño del bebé

Sueño tranquilo o inquieto, sueño paradójico (o «REM»)… Los recién nacidos y los bebés tienen ciclos de sueño distintos.

Muchas madres dicen que su bebé se mueve mucho al dormir. Y como es lógico, el ciclo y las horas de sueño del bebé cambiarán a medida que crezca.

Ciclos de sueño del recién nacido

El sueño de un recién nacido dura 50 minutos y se divide en tres fases:

  • Quedarse dormido
  • Sueño inquieto
  • Sueño tranquilo

Si tu bebé se mueve mucho mientras duerme…, no te preocupes: ¡es completamente normal! La fase del sueño inquieto ocupa la mayor parte de este ciclo (entre el 50 y el 60 %). Durante este tiempo, el bebé se mueve, se chupa el dedo o el chupete e incluso puede hacer ruiditos. A los dos o tres meses, deja de hacerlo.

El sueño del bebé (desde el mes hasta el año de edad)

Su ciclo de sueño parece durar 70 minutos, dividido en cuatro fases:

  • Quedarse dormido
  • Sueño paradójico o «REM»
  • Sueño de onda lenta o sueño «no REM»
  • Sueño de onda lenta profundo

A los seis meses, los ciclos irán aumentando y alargándose de manera gradual.

 El bebé recién nacido puede moverse bastante al dormir. Es importante acostarlo en la posición adecuada en cada etapa por su bienestar y salud.

Cómo poner a dormir al bebé

¿Cuál es la posición correcta para dormir?

Todos los expertos coinciden en una cos: recomiendan poner a dormir a los recién nacidos tumbados boca arriba durante los primeros pocos meses de vida (esta posición reduce el riesgo de muerte súbita infantil en un 50 %) aunque te parezca que tu bebé está más cómodo bocabajo cuando lo tienes en brazos. A partir de los seis meses de edad, el bebé será capaz de girarse por sí solo y es posible que lo encuentres durmiendo bocabajo, aunque tú lo pongas en la cuna boca arriba. No te preocupes: cuando los bebés empiezan a darse la vuelta solos es también cuando esta posición comporta menos riesgos. 

¿Qué colchones son los más indicados para un bebé de hasta un año de vida?

Para tu bebé, elige un colchón firme (la dureza de los colchones infantiles difiere de la de los colchones para adultos) con las dimensiones exactas de la cuna del bebé y no te olvides de usar una funda (muy útil cuando se producen fugas del pañal).

¿Puede dormir el bebé con un peluche o una mantita...?

Lo único que necesitarás (además de un body y un pelele) es un saco de dormir. ¡Ya está! Nada de peluches, almohadas ni edredones, porque pueden acabar tapándole la cara al bebé mientras duerme y no podrá quitárselos solo, sobre todo durante las primeras semanas de vida.

¿A los bebés les da miedo la oscuridad?

¡Por supuesto que no! Este miedo empieza a producirse hacia los dos años, cuando el niño empieza a ser más consciente de que se separa de ti, su imaginación se dispara, etc. No temas dejar a tu bebé en una habitación a oscuras: estará perfectamente.

¿Cuánto debe dormir un bebé en su primer año de vida?

Como puedes imaginar, durante su primer año de vida, las necesidades de sueño del bebé cambiarán de manera considerable. Poco a poco pasará más tiempo despierto y la diferencia entre el día y la noche será más evidente.

¿Cuánto duerme un recién nacido? ¿Es normal que el bebé duerma mucho?

A no ser que a tu bebé le cueste dormirse, los recién nacidos duermen entre 14 y 18 horas al día (pero no del tirón, por desgracia, por más que los padres TAMBIÉN necesiten dormir…), con ciclos de sueño que pueden oscilar entre 30 minutos y 2 horas, o incluso más en el caso de algunos niños. Los recién nacidos no distinguen entre día y noche y pueden dormir incluso más durante el día. Por cierto, cada bebé es un mundo. Algunos duermen mucho... ¡y otros no tanto!

¿Alguna vez has oído hablar de «La noche de Java»? Es la segunda noche después de dar a luz. Después de la primera noche, que suele ser tranquila, el niño estará especialmente inquieto y llorará a grito pelado pidiendo que lo cojas en brazos o que le des el pecho o el biberón.

¿Cuánto duerme un bebé de entre 1 y 3 meses?

Tal vez notes que tu bebé empieza a estar despierto más rato: entre dos y tres horas seguidas. Huelga decir que su reloj biológico empieza ajustarse a un ritmo de 24 horas.

¿Qué patrón de sueño tiene un bebé de entre 4 y 12 meses?

A partir de ahora, tu bebé dormirá entre 12 y 15 horas al día. Poco a poco, irás descubriendo sus patrones de sueño y serás capaz de anticipar cuándo necesita dormir: además de durante la noche, tu bebé necesitará hacer tres siestas hasta que tenga seis meses (una por la mañana, una al mediodía y una al final del día) y, en los meses siguientes, pasará a hacer solo dos siestas (una por la mañana y otra por la tarde). Cuando cumpla los cuatro meses, será capaz de quedarse dormido solo y de volver a dormirse solo si se despierta. Por supuesto, esto no significa que a partir de los cuatro meses vaya a dormir a pierna suelta sin despertarte toda la noche (¡en esta fase, eso es una quimera!).

¿Diferencia un bebé entre el día y la noche?

Como probablemente sepas, los recién nacidos no distinguen entre el día y la noche. En esta fase, su reloj biológico (que permite ajustar las horas que pasamos despiertos y dormidos) todavía no está sincronizado. Ahora bien, entre las ocho y las diez semanas de vida, el bebé ya es capaz de diferenciar el día de la noche. Y cuando tenga entre cinco y seis meses, podrás empezar a aplicar una rutina de sueño para ayudarlo a dormirse más fácilmente. Repetir los mismos gestos cada noche o justo antes de dejarlo en la cuna ayudará a tu bebé a entender que pronto estará dormido.

¿A qué edad empieza un bebé a dormir toda la noche seguida

¡Es la pregunta del millón que se formula todo padre y toda madre! El tercer mes de vida de un bebé suele ser un acontecimiento que los padres y las madres con falta de sueño esperan impacientes. Y es que, a esta edad, un bebé normalmente pesa cinco o más kilos, lo suficiente para poder esperar entre dos tomas. Por este mismo motivo, llegados a este puto, algunos bebés empiezan a dormir más durante la noche que durante el día, y a intervalos más largos. Sin embargo, en esta fase suele ser demasiado pronto para poner en marcha una rutina que funcione (atenuar las luces, dar un masaje, dar un abrazo, etc.)

Ilustración de un bebé que ya duerme toda la noche, representando las ovejitas su sueño relajado

¿Cómo hacer que el bebe duerma?

Para ayudar al bebé a quedarse dormido, iniciar una rutina de sueño puede ser de ayuda, como explica Emmanuelle Rigeade: «Asegúrate de que el bebé se sienta seguro y tranquilo en su ambiente, en todas las edades. En los primeros meses, procura tenerlo en brazos y que te sienta cerca, y luego establece rutinas y crea un entorno seguro». Y si tu bebé aún es demasiado pequeño para iniciar una rutina, consuélalo, cógelo en brazos para que se sienta seguro.

¿Cuándo empieza un niño a quedarse dormido solo o de manera más independiente?

A partir de los seis meses, más o menos, un niño puede sentirse seguro con un peluche o con las rutinas que le marques. Mediante los intentos repetidos de quedarse dormido en su cuna y la presencia tranquilizadora de papá o mamá, el bebé irá descubriendo poco a poco cómo quedarse dormido de manera más autónoma. De manera progresiva, podrás dejarlo solo, aunque tal vez tengas que volver unas cuantas veces a su habitación, en función de las necesidades del niño (si le están saliendo los dientes, está malito o cuando se producen cambios en su vida).

¿Cómo conseguir que el niño se duerma en poco tiempo?

«Algunas noches, que el niño se quede dormido puede llevar un rato, sobre todo en determinados momentos, como después de una mudanza, al volver a la escuela o si se produce algún cambio en la vida del pequeño. Sin embargo, si los cimientos están bien asentados, estas fases serán solo transitorias».

Según Emmanuelle Rigeade, «la rutina nocturna es un conjunto de momentos calmantes que dura toda la noche: regresar a casa, tiempo de calidad, baño, juego, comidas, etc. Estas rutinas funcionan como momentos tranquilizadores para el niño, porque le permiten anticipar qué ocurrirá a continuación.

La rutina de la hora de dormir está relacionada con la separación que implica este momento. Es más breve y sirve como transición entre el momento en el que estáis juntos y el momento en el que el niño duerme en su cuna o cama. Incluye:

  • El momento de la separación (ponerle el pijama, cambiarle el pañal…)
  • El cambio de ambiente (bajar las persianas, atenuar las luces, hablar en voz baja)
  • Tiempo lleno de emociones (abrazos, cuento, masaje...)
  • …y luego dar las buenas noches.

Es un momento bastante breve y hay que estructurarlo para que el niño entienda su significado. Es importante que se produzca en el momento adecuado, si es posible justo antes de que el niño dé las primeras señales de cansancio, porque esas señales indican que puede quedarse dormido en los próximos 15 minutos.

¿Qué rutina de sueño deberías establecer?

Vamos a revelarte un secreto para establecer una rutina de sueño eficaz: repítela cada día para que tu bebé detecte pistas y asocie cada momento con el paso siguiente. Prepararlo para una siesta será diferente de prepararlo para dormir por la noche. Antes de acostarlo, puedes darle un baño y un masaje (recuerda que no conviene que sea «demasiado largo» porque tendrás que dárselo cada noche), luego ponle el pijama y mételo en su saco de dormir. Para acabar, dale un último abrazo a oscuras, en su habitación.

¿Puedes dormir al niño en brazos?

«Por supuesto, y es muy bueno hacerlo», dice Emmanuelle Rigeade. «Durante los primeros meses de vida, el bebé está perdido e intenta encontrar lo que ha conocido durante nueve meses: cercanía, calidez, movimiento, sujeción y contacto humano. Le resultará más fácil dormirse en brazos de su madre o padre. Es completamente normal».

¿Cuándo deberías dejar de dormir al niño en brazos?

«En la maternidad y la paternidad, el verbo “deber” no tiene cabida», en palabras de Emmanuelle Rigeade. «Puedes dormir a tu bebé en brazos mientras los dos queráis que así sea. Si un día descubres que esta manera de dormirlo te obliga a levantarte varias veces por la noche porque se despierta y te hartas, puedes probar a hacerlo de otro modo. Pero mientras puedas hacerlo, ¡disfruta de esos momentos!».

¿Cuál es la mejor hora para acostar al niño?

Lo sentimos, pero no hay una hora milagrosa en la que poner al niño en la cama para que duerma toda la noche. Sin embargo, a partir de los seis meses, en general, acostar al bebé entre las 19:00 y las 20:30 h le ayudará a orientarse y encontrar su ritmo.

¿Cómo saber que es el momento adecuado para ponerlo a dormir?

Si tu bebé todavía no tiene unos horarios de siestas (o sueño nocturno) establecidos, algunas señales te ayudarán a saber cuándo es el momento oportuno para ponerlo a dormir. Por descontado, si bosteza, se frota los ojos o empieza a llorar o gimotear, sabrás inmediatamente qué hacer. Pero también es posible que hayas vivido situaciones en las que tu bebé parece estar en plena forma… aunque sea su hora de dormir. Por lo general, si notas que tiene los ojos ligeramente lacrimosos, que pestañea mucho, que se pone más pálido o que se frota la nariz o las orejas, es hora de acostarlo.

Un truco: intenta meter al niño en la cama antes de que transcurran diez minutos de estos primeros indicios de cansancio para que le resulte más fácil dormirse. Si está demasiado inquieto o si se ha saltado su ciclo de sueño, puede costarte horrores que se quede dormido.

¿Cómo afrontar los llantos nocturnos?

Es por la noche, el bebé está limpio y ha comido, notas que está cansado, pero, aun así, nada parece calmarlo. Esta situación, muy conocida y generalizada entre padres y madres (no te quepa duda), es completamente normal: es el llanto nocturno, también conocido como «descarga nocturna» porque suele ser más estridente cuando se hace de noche. Tu bebé utiliza el llanto para comunicarse y para liberar la tensión acumulada durante el día.

El consejo de Emmanuelle Rigeade: «Es importante dejar llorar al bebé y no intentar silenciarlo a toda costa. Abrázalo, mécelo y cógelo en brazos y, por lo general, se calmará. También es importante que los adultos se turnen, porque son momentos muy estresantes. Intenta generar un ambiente tranquilo, sosegado, pon música suave y mece a tu bebé. Recordad hacerlo por turnos y no dudéis en dejarlo en la cuna unos minutos si la situación os sobrepasa. Sal de la habitación, respira hondo, bébete un buen vaso de agua; al regresar, el llanto no te molestará tanto».

¿Conviene dejar al niño llorando?

Según Emmanuelle Rigeade, «No se recomienda dejar al niño llorar sin darle una respuesta que lo tranquilice, sobre todo durante un rato largo o de manera reiterada».

¿Por qué se despiertan los bebés de noche?

Si bien todo el mundo sabe que los recién nacidos y los bebés desvelan a sus padres por la noche, muchos se preguntan por qué su bebé se despierta por la noche, incluso llorando.   ¿Tendrá hambre? ¿Tendrá frío? ¿Se sentirá solo? ¿Tendrá ansiedad por separación? ¿Le dará miedo la oscuridad? ¿Querrá que le cambien el pañal porque está sucio? Son tantas las preguntas que a veces nos cuesta encontrar la respuesta…

Si te preguntas si tiene hambre, conviene que sepas que antes de los seis meses, tu bebé puede despertarte porque necesita que lo amamantes o le des un biberón, en función de la opción de alimentación que hayas elegido. Tras los primeros seis meses, por lo general un bebé no necesita comer por la noche porque aguanta más tiempo hasta la siguiente toma.

Y si no tiene hambre, ¿por qué llora? Si no necesita que le cambies el pañal, si no le están saliendo los dientes y no hay nada más que le moleste (por ejemplo, si tiene piel atópica y le pica o si hace demasiado calor), es posible que el bebé se despierte simplemente porque está entre dos ciclos de sueño. Algunos niños consiguen volver a dormirse solos, mientras que otros necesitan el consuelo de sus padres para hacerlo.

El consejo de Emmanuelle Rigeade: «Es normal que los bebés se despierten por la noche durante los primeros meses, porque sus ciclos de sueño son cortos y necesitan comer de noche. Más adelante, si esto sigue ocurriendo, conviene plantearse los hábitos de sueño del niño, si se despierta en el mismo estado que cuando lo acostaste o no y qué recursos tiene para volverse a dormir. Analiza las respuestas que recibe para que vuelva a dormirse por la noche y procura hacer que se sienta seguro y darle la máxima autonomía para que se duerma solo».

Un truco: A los bebés les cuesta menos dormirse solos si están acostumbrados a que los dejen tumbados en la cama.

El bebé, aunque duerme plácidamente, a veces se despierta por la noche incluso con llantos. Las razones pueden ser varias.

Cuatro cuestiones más sobre el sueño del bebé

¿Por qué ha dejado mi bebé de dormir toda la noche seguida?

Veamos... Tu bebé lleva dos meses durmiendo toda la noche y ahora por fin esperas poder descansar... PERO hace poco ha empezado a despertarse de nuevo de madrugada y no sabes por qué. No te asustes: estos retrocesos son normales y pueden ocurrir cuando el bebé da un estirón, por ejemplo (en las primeras semanas, a los tres meses o a los seis meses), o si el bebé se desorienta o cambia de horarios, durante un viaje o en verano, por ejemplo. A partir de los ocho meses, además, el bebé puede sufrir ansiedad por separación.

¿Qué es la ansiedad por separación?

Esta fase es perfectamente normal en un bebé y sucede en torno a los ocho meses de edad. Durante esta etapa, el pequeño necesita sentirse seguro en distintos momentos, sobre todo por la noche, y llama a sus padres para que lo consuelen.

¿Qué es el déficit de sueño?

Como los adultos (¡o los padres jóvenes!), los bebés pueden sufrir una falta de sueño que puede acumularse a lo largo de días o incluso semanas. Si es el caso, notarás que a tu hijo cada vez le costará más quedarse dormido: puede parecer contradictorio, pero cuanto más cansado está un niño, más le cuesta dormirse. ¿Qué debes hacer en estos casos? Fija una rutina de sueño con horarios regulares para ayudar a tu bebé a encontrar o recuperar su horario y, si aún es demasiado pequeño para eso, intenta detectar señales de cansancio.

¿Conviene despertar al bebé si está durmiendo una siesta demasiado larga?

Tal vez te preguntes si es probable que un bebé duerma menos por la noche si ha dormido más de lo habitual durante el día. ¿Tendrías que despertarlo? Según Emmanuelle Rigeade, «No se recomienda privar a un niño de sueño durante el día para que duerma mejor de noche, porque lo que se consigue es justo lo contrario: cuando un niño está demasiado cansado le cuesta más dormirse por la noche. Solo a partir de los tres años dormir una siesta más larga de lo habitual puede afectar al sueño nocturno».

Ya sabes todo lo que tienes que saber para entender mejor el sueño del niño, desde el momento que nace hasta el año de edad. Manejar el sueño del bebé no es fácil, pero ¡confía en ti y lo conseguirás!