🎁¡Envio gratis este mes!🎁

La piel de tu bebé es su envoltura protectora frente al mundo exterior. Además, es un vector de intercambios, estímulos y emociones conectado a todos los sentidos. Dado que la piel cumple una doble función protectora y sensorial, necesita cuidados y tratamientos específicos, especialmente en los primeros días del recién nacido, puesto que es más delicada. Es necesario que sepas identificar el tipo de piel de tu bebé para elegir la mejor rutina de higiene y cuidado con cosméticos y productos adaptados. A continuación, te explicamos como discernir si tu bebé tiene la piel sensible.

Reconocer la piel muy sensible del bebé

La piel muy sensible de tu hijo es como todos los tipos de piel de un bebé, es decir, más frágil y vulnerable que la piel de un adulto, con alguna complicación añadida. Se caracteriza por su tendencia a enrojecer fácilmente ante las agresiones de la vida cotidiana (viento, agua calcárea, roce de las prendas de ropa, etc.) y se manifiesta con sensaciones de incomodidad (tirantez, escozor, ardor de la piel, etc.).

Entender la piel muy sensible de tu bebé

La piel del bebé en comparación con la piel de un adulto

La piel de tu bebé es como la de todos los bebés: muy bella y perfecta en apariencia, pero esconde una gran fragilidad. Esto se acentúa si la piel de tu hijo es de tipo sensible.

La piel de un recién nacido tiene una barrera cutánea inmadura. La piel del bebé, muy frágil y vulnerable ante las agresiones de la vida diaria, no alcanza la primera fase de madurez hasta los 2 años de edad.

La piel de un bebé tiene dificultades para mantener un buen nivel de hidratación durante los 2 primeros años, lo que a su vez es esencial para el buen funcionamiento de sus células. Si la piel de tu bebé es muy sensible, tener la piel seca podría acentuar las molestias e incomodidades.

Además, la piel del bebé está dotada de una riqueza insospechada: un capital en células madre único que le permite regenerarse a lo largo de toda la vida. Este capital celular, que se encuentra en su punto máximo en el nacimiento, es extremadamente vulnerable y frágil durante los 2 primeros años de vida.

Las especificidades de la piel del bebé en comparación con la piel de un adulto se han demostrado científicamente gracias a un programa de investigación innovador a nivel mundial, realizado por Mustela durante más de 10 años, sobre la piel del bebé a partir de sus primeros días de vida.

Por esta razón, establecer una rutina de cuidados adecuada para la piel sensible de tu bebé es importante para evitarle problemas mayores a corto y largo plazo.

La piel del bebé: reconocer una piel muy sensible en comparación con la piel normal

La piel muy sensible afecta a 1 de cada 3 niños*.

Desde el nacimiento, la piel de algunos bebés puede ser más sensible que la de otros y reaccionar de manera exagerada a agresiones que la piel normal suele tolerar bien: factores ambientales (cambios de temperatura, sudoración, viento), agresiones químicas (colorantes, detergentes, agua calcárea, etc.) o incluso el roce de los pañales o la ropa.

Esta hipersensibilidad cutánea se manifiesta por una piel que se enrojece fácilmente y a menudo por sensaciones de incomodidad (tirantez, picazón, ardor de la piel, etc.).

Responder a las necesidades de la piel muy sensible del bebé

Para responder a las necesidades concretas de la piel muy sensible del bebé, los investigadores de Mustela han desarrollado una gama de productos cosméticos infantiles formulados sin perfume que garantiza una tolerancia óptima e integra activos específicos: el perséose de aguacate y la schisandra.

El perséose de aguacate, un verdadero aliado de la piel de los bebés, actúa como un escudo capaz de contribuir al desarrollo de la barrera cutánea, mantener la hidratación de la epidermis y, sobre todo, proteger el valioso capital celular frente a las agresiones de la vida diaria de su piel muy sensible.

Le schisandra ayuda a reducir y prevenir los signos de reactividad de la piel muy sensible que necesita alivio de manera duradera.

Descubrir la gama de productos para la piel muy sensible Mustela bebé-niño

Descubre la gama de productos para la piel muy sensible Mustela bebé-niño: una gama completa para el baño (como el gel de baño confort), la higiene y el cuidado cotidiano de la piel del bebé (con la leche hidratante confort). La gama de productos para la piel muy sensible de Mustela está diseñada para hidratar, proteger y calmar la piel frágil y delicada de los recién nacidos, bebés y niños día tras día. Tratamientos hipoalergénicos sin perfume que ofrecen un olor natural, suave y delicado, y cuyas texturas ultraligeras proporcionan un efecto de segundo protector de la piel.

Probados bajo control dermatológico y pediátrico.