¡Envíos gratis a partir de 35 € ! Entrega en 24/48H

La varicela, una leve quemadura, un rasguño... En los bebés y los niños pequeños, las pequeñas heridas pueden ocurrir rápidamente y dejar cicatrices. Descubre cómo se forman y nuestros consejos para atenuarlas o incluso hacer que desaparezcan.

 

¿Cómo se forma una cicatriz?

El proceso de curación de una herida puede durar desde unos días hasta unos meses, dependiendo de la gravedad de la lesión y de los cuidados prestados. Cuidar bien una herida es importante, pues de eso también dependerá la formación de una cicatriz. Pero no hay que preocuparse: los niños se curan bien gracias a su gran renovación celular, ya se trate de una varicela o de una herida.
En el caso de una herida pequeña y superficial, solo se ve afectada la capa superior de la piel, la epidermis. Luego se forma una nueva capa para reparar la piel y, al cabo de unas semanas, la piel tiene el mismo aspecto que antes, sin ninguna cicatriz visibé en la piel del bebé.
En el caso de una herida más profunda, la lesión alcanza la capa media de la piel, la dermis, y puede dejar una marca permanente, ya que este tejido cicatricial carece de elasticidad. En este caso se debe consultar a un médico para aplicar el cuidado de la herida correcto.
La cicatrización se desarrolla en varias fases:
La cicatriz es rosa o roja al principio, luego se vuelve blanca o desaparece por completo.
La cicatriz puede oscurecerse si es demasiado reciente y ha estado expuesta al sol. ¡No olvides de aplicar protección solar!

Reglas de oro para tratar y atenuar las cicatrices

¿Quieres evitar que aparezca una cicatriz en la piel del bebé? No siempre es fácil, pero puedes seguir estos consejos de cuidado. Unos gestos simples pueden reducir o incluso hacer desaparecer una cicatriz:
- Limpiar y desinfectar la herida antes de que se forme la cicatriz para evitar la penetración de agentes infecciosos. Repetir este gesto con más frecuencia si la herida se produce en las manos, que manipulan muchos objetos en el día a día.
- Cubrirla con un buen vendaje para protegerla bien
- Mantener limpia la cicatriz
- Utilizar una crema reparadora, como la crema Cicastela de Mustela, en cuanto la piel deje de estar en carne viva y la herida esté cerrada.
- Masajear suavemente con movimientos circulares para flexibilizar la zona.
- Evitar las prendas de vestir que rocen la cicatriz.
- Cortar las uñas del bebé para evitar que dañe la postilla.
- Proteger la cicatriz del sol.
- Si todavía está rosa o roja, cubrirla completamente con un vendaje.
- Si está blanca, es decir, es más antigua, aplicar una crema con factor SFP 50+.