Baby Led Weaning y alimentación complementariaJulio 2019

La alimentación complementaria es el sistema para empezar a incluir alimentos una vez que la lactancia no es exclusiva, lo cual deber ser a partir del sexto mes, pues la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda lactancia exclusiva y a demanda durante los 6 primeros meses de vida y hasta los 2 años o hasta que la madre y el bebé quieran. A los 6 meses aproximadamente, el bebé ya está preparado fisiológicamente para estar sentado y poder ingerir alimentos diferentes a la leche. En este punto, se puede seguir un sistema donde priman los triturados y purés, como el beikost, un sistema donde los alimentos se ofrecen en su forma sólida, o un sistema mixto.

 

En el caso del Beikost, la forma que durante décadas se ha estado recomendando por pediatras y médicos, y se sigue utilizando, los alimentos se presentan triturados y mezclados entre sí. Además, suele ir acompañado de un calendario de incorporación de nuevos alimentos a medida que el niño crece, recomendando de esta forma comenzar con las frutas y verduras, luego con los cereales sin gluten, luego con gluten, las carnes, pescado, etc. Este tipo de calendarios suelen variar en algunos casos en el orden de verduras y cereales. En cualquier caso, el bebé pierde total autonomía en la toma de decisiones sobre qué alimentos toma, sus cantidades o momento de ingerirlo.

 

Por otro lado el Baby Led Weaning, que aunque parece más actual ya se practicaba mucho antes que el beikost, cuando no había los medios culinarios de que se disponen ahora, se basa en ofrecer al bebé diferentes alimentos, de forma individual y sin triturar, en tamaños, formas y texturas aptas para su edad, con el fin de que sea él mismo quien elija lo que llevarse a la boca. Según esta metodología, no sería necesario seguir ningún calendario específico, aunque sí tener en cuenta ciertas recomendaciones como la forma de incluir cereales con gluten (comenzar sin gluten e ir incorporando el gluten en pequeñas cantidades y junto a la lactancia) o los alimentos no recomendados a menores de 1 año.

 

En ambos casos, la alimentación es un complemento a la lactancia, que debe seguir siendo el alimento principal del bebé, es decir, que se ofrece primero.

 

En la siguiente tabla encontrarás las principales ventajas y desventajas de cada uno de los dos métodos. Cada uno deberá elegir aquél con el que se sienta más cómodo e identificado, y también se puede elegir un sistema mixto que incluya ambas opciones.

 

 

 

 

 

Tu valoración

¿Tienes alguna duda? ¿Te gustaría contarnos tu experiencia? #Mustelaresponde

Enviar un mensaje