La crisis de los 8 meses

¿Por qué se produce esta crisis?

  • Aunque sea dolorosa para él, la angustia de la separación refleja un normal desarrollo psíquico de tu bebé: está comprendiendo que su mamá y él son dos personas diferentes y que pueden estar separadas. Es un paso importante hacia la autonomía, pero esta toma de conciencia también representa una gran conmoción. Cuando te alejas, tu hijo tiene miedo de perderte para siempre porque no puede imaginarse que volverás: lo que no está en su campo visual simplemente no existe para él. Asimismo, no tiene noción del tiempo: una ausencia de pocos minutos pueden parecerle toda una eternidad. El sentimiento de abandono que siente cuando te alejas puede ser muy intenso.
     
  • Esta «crisis» también es el signo de que tu hijo aprende a diferenciar entre las personas de su entorno próximo y las demás. Distingue el círculo familiar, íntimo y tranquilizador, del mundo exterior que representa una amenaza potencial.
     
  • La intensidad de la angustia  de los 8 meses varía mucho de un niño a otro, y algunos bebés parecen no pasar por ella: siempre son sociables y continúan yendo de brazo en brazo sin problema. Si es el caso de tu bebé, no te preocupes. La crisis de los 8 meses no es una etapa obligatoria: cada bebé tiene su propio carácter y sigue su propia evolución. De esta forma, con frecuencia, los bebés acostumbrados a vivir en colectividad (por ejemplo, a ir a la guardería) atraviesan esta etapa con más facilidad.


 

Tu valoración

Enviar un mensaje