⏳Código VERANO22 para canjear 5€ dto⏳ ¡Envíos gratis a partir de 35 € ! Entrega en 24/48H

¡Vaya! ¡Embarazada en verano! Las vacaciones soñadas (bueno, si te olvidas de los sofocos, los 25 kg de más, las piernas hinchadas, el miedo a que te salgan manchas en la piel, etc.). ¿Es tu primer embarazo? Te vamos a enseñar que hay muchísimas maneras de disfrutar del embarazo y aprovechar ese momento tan especial de tu vida como mujer.

¿Qué debería meter en la maleta antes de salir si estoy embarazada?

Además del bañador y de vestidos bonitos, hemos hecho una lista de cosas útiles para que disfrutes de la playa. Y si ya llevas las maletas muy cargadas, ¡seguro que encontrarás lo que necesitas una vez hayas llegado al lugar!

Productos de depilación y cera

Cera, maquinilla depilatoria, crema depilatoria: elige los productos de depilación que prefieras para sentirte cómoda y cuidar de ti.

Protección solar para el embarazo

Ese es EL tema que puede preocupar a las futuras mamás (y es totalmente comprensible). Sobre todo porque cada embarazo es distinto y nunca sabes cómo te afectará. Lo que sabemos es que la piel de una mujer embarazada es delicada debido a los cambios hormonales (todas hemos oído hablar del cloasma o la «máscara del embarazo»). Así pues, con los hábitos de protección solar adecuados (hidratación de la piel, un buen protector solar, sombra, ropa protectora, etc.), puedes exponerte igualmente al sol durante el embarazo.

Algo para aliviar las piernas

Con el calor y el embarazo en verano, puede aumentar la sensación de pesadez en las piernas. Lavarlas con agua fría (no helada) por la mañana o incluso un tratamiento especial para la sensación de pesadez puede aliviarte. Y si alguien REALMENTE quiere hacerte feliz (¡es por el bebé después de todo!), pídele que te haga un masaje en las piernas.

Algo para suavizar e hidratar la piel para evitar las estrías

Después de pasar unas horas en la playa, deberás mimar la piel (dicho de otro modo, si no la hidratas, la piel de una embarazada puede picar y la picazón de la piel seca puede causar estrías). En otras palabras: ¡hay que hidratarla!

Mujer embarazada usando el aceite antiestrías Mustela para hidratar su piel

Aquí tienes un consejo: si no se te había ocurrido, recuerda meter el historial médico en la maleta. Siempre va bien tenerlo a mano cuando estás embarazada y vas de viaje (no en la playa, por supuesto, sino en la maleta).

«Nunca he sido suficientemente disciplinada para ponerme aceite o leche en el cuerpo... EXCEPTO cuando estaba embarazada. Me untaba literalmente de aceite por la mañana y por la noche para evitar las estrías. Es difícil saber lo que se puede esperar por lo que respecta a las estrías, pero a mí me funcionó bastante bien. ¡Sin duda, lo recomiendo!».
Noémie, madre de Romy, de tan solo unas semanas.

Una vez en la playa, ¿qué debería hacer?

Vale, sabemos que sabes cómo cuidar de ti misma. Pero si crees que la playa y el embarazo no son compatibles, déjanos explicarte por qué estás equivocada.

¡Relájate! ¡Estás embarazada!

A menos que tengas que ocuparte de un hijo mayor (eso es otra historia completamente distinta), y si es tu primer embarazo, aprovecha el tiempo para relajarte. No te vamos a mentir: no tendrás momento de relajarte una vez que el niño haya nacido. Si ya tienes hijos, ya sabes qué escasos son esos momentos.

¡Bebe agua!

Sí, ya sé, el agua es mucho menos fascinante que un cóctel. Estamos de acuerdo. Pero recuerda que si bebes agua con frecuencia durante el embarazo, puedes librarte de los dichosos calambres, infecciones urinarias, distensiones musculares, trastornos venosos y otras sorpresas... Vale la vena hacer un pequeño esfuerzo, y más en verano y de vacaciones, con el calor. Vamos, ¡salud!

Mantente activa de manera relajada

Si estás embarazada en verano, intenta hacer algo de deporte ligero. Camina en el agua o en la arena, pasea en bici, nada (¡oh, qué placer se siente al mantenerse flotando sobre el agua, qué buena sensación!), mímate. Practicar deportes durante el embarazo es bueno para ti (mejora la circulación sanguínea, el tránsito intestinal y reduce el estrés…) y para tu bebé. ¡Obviamente, olvídate de jugar a vóley-playa! Deja eso para desconectar más adelante, durante la adolescencia del bebé (a eso de los 3 años).