⏳Código VERANO22 para canjear 5€ dto⏳ ¡Envíos gratis a partir de 35 € ! Entrega en 24/48H

Los primeros días después del nacimiento del bebé suelen ser difíciles para todas las madres, es especial si has tenido una cesárea. A los cuidados habituales tras un parto, tendrás que añadir los cuidados específicos de una intervención quirúrgica. Por eso, la recuperación será más difícil y más lenta.

¿Cómo son los primeros días tras una cesárea?

La cesárea es una intervención quirúrgica abdominal, por lo que tendrás que estar una media de cuatro días ingresada en el hospital. Te vigilarán la herida, el sangrado vaginal, la temperatura y la tensión arterial. Las primeras horas (12-24h) tendrás un suero y una sonda vesical, que te retirarán en cuanto comiences a comer y puedas empezar a moverte. Al día siguiente de la cesárea te levantarán a un sillón y al segundo día podrás caminar por la habitación. Intenta evitar las visitas sobre todo los dos primeros días. A partir del tercer día, te encontrarás mucho mejor.

¿Cuándo empiezo con la lactancia tras una cesárea?

Pasadas las primeras horas y una vez que estés con tu bebé póntelo al pecho. Las primeras tomas las harás tumbada en la cama. Cuánto antes te lo pongas y cuanto más veces lo hagas, más fácil será el agarre y la lactancia. Antiguamente se pensaba que tras una cesárea la leche tardaría más en subir o que el bebé no se iba a enganchar al pecho, pero se ha demostrado que eso no es cierto. No influye el tipo de parto, pero si el tiempo en el que la mamá y el bebé estén separados. Por eso, ponte a tu bebé en cuanto estés con él.

¿Cómo es la vuelta a casa?

La recuperación de una cesárea es más lenta y molesta que la de un parto vaginal. Se pierde más sangre con lo que puede que tengas anemia y estés muy cansada además de dolorida. Los cuidados más importantes cuando llegues a casa son los cuidados de la herida y el descanso.

¿Cómo cuido mi herida?

Mientras estés ingresada, no tienes que preocuparte de la herida porque serán las enfermeras las que se ocupe de ello. Una vez que estés en casa, llevarás la herida al descubierto, ya que el mayor riesgo de infección ya ha pasado.

  • Lávala una vez al día con agua y jabón mientras te duchas. No utilices esponja. No conviene que la sumerjas en agua mucho tiempo por lo que está prohibido el baño.
  • Sécala a toquecitos sin arrastrar con una gasita o una toalla limpia. No hace falta que apliques ningún antiséptico, especialmente debes evitar la povidona yodada, ya que el yodo pasa a tu bebé través de la leche materna y además fija las grapas a la piel haciendo que la retirada sea más complicada.
  • Deja la herida al aire el mayor tiempo posible, antes cicatrizará. Puedes ponerte una gasita o compresa de algodón si tienes algún pliegue abdominal en la zona para evitar la fricción o el roce con la ropa interior.
  • Acude a tu matrona o ginecólogo sobre los -10 días para que te retire los puntos exteriores o las grapas. Después puedes aplicarte una o dos veces al día aceite de rosa de mosqueta para evitar picor y dar elasticidad a la cicatriz. Las suturas del interior se realizan con hilos que se absorben de forma espontánea alrededor de los 30-40 días, tiempo suficiente para que los tejidos internos hayan cicatrizado.

¿Cuándo puedo hacer ejercicio?

Después de una cesárea los músculos abdominales estarán debilitados por el embarazo y por la cirugía. Las primeras semanas, debes evitar conducir, subir o bajar escaleras, levantar más peso que el de tu bebé o realizar cualquier actividad extenuante (incluidas las tareas domésticas)

Durante el primer mes no se recomienda ningún ejercicio que no sea caminar sin esfuerzos, ya que para realizar otra actividad debes esperar a que la cicatriz esté totalmente cerrada y firme tanto por dentro como por fuera. A partir de las 6/8 semanas, después de una revisión, podrás aumentar la intensidad del ejercicio siempre de forma progresiva y moderada.

¿Puedo utilizar faja?

El uso de faja abdominal no se recomienda tras una cesárea ya que su uso prolongado inmoviliza los músculos y los debilita. Sí es recomendable el uso del cinturón pélvico, que además de disminuir la tensión sobre la cicatriz, protege tu suelo pélvico y hace trabajar tu musculatura abdominal.

¿Cuándo tengo que consultar?

  • Si tienes fiebre (Tª mayor a 38ºC)
  • Si comienza un dolor nuevo y más intenso que los días anteriores en la zona de la herida.
  • Si la herida comienza con secreción de pus, líquido o sangre.

La tasa de cesáreas en España es en torno al 25% de todos los nacimientos. Unas veces es programada con antelación, pero en otras ocasiones se indica cuando el parto está en curso. Estar preparada e informada sobre que cuidados que podrías necesitar, te ayudará a tener una mejor recuperación en el caso de que tu parto terminase en cesárea.