Baños en el mar o la piscina durante el verano

En verano es inevitable pensar en un baño refrescante para combatir las altas temperaturas. Si tu embarazo está transcurriendo con normalidad, puedes disfrutar del mar o de la piscina de forma segura y saludable.

En verano es inevitable pensar en un baño refrescante para combatir las altas temperaturas. Si tu embarazo está transcurriendo con normalidad, puedes disfrutar del mar o de la piscina de forma segura y saludable. Además, en el agua tienes la posibilidad de realizar ejercicio siempre y cuando tomes algunas precauciones.

¿Es seguro bañarse estando embarazada?

No solo es seguro sino que además es muy recomendable. Desde el primer hasta el último mes, puedes disfrutar de los beneficios del agua si tu embarazo no ha tenido ninguna complicación. En el agua te sentirás más ágil y activa y podrás adoptar posturas que fuera del agua son imposibles.

Pero si tienes un embarazo de riesgo, amenaza de parto prematuro, placenta previa o cualquier patología que requiera reposo, los baños están desaconsejados.

Si estás en la recta final no debes preocuparte por la posibilidad de expulsar el tapón mucoso o romper aguas mientras te estás dando un baño. Si es el tapón mucoso, verás en tu bañador cierta cantidad de moco espeso lo que indicará que el parto está próximo, pero no es inminente. Pueden transcurrir varios días hasta que se desencadene. Si rompes la bolsa, cuando salgas seguirás notando la salida de líquido ya que la pérdida es continua y deberás ir al hospital, aunque romper la bolsa no siempre significa que el parto vaya a comenzar inmediatamente.

¿Qué precauciones debo tener para darme un baño?

Evita los cambios bruscos de temperatura. Si estás en la piscina, date una ducha antes de entrar y entra por las escaleras poco a poco. Si estás en el mar, ve refrescándote echándote agua con las manos por todo el cuerpo antes de sumergirte de golpe.

  • No te tires de cabeza ni saltes bruscamente.
  • En el mar, ten cuidado con las corrientes y respeta siempre las señales que prohíban el baño.
  • En la piscina ten cuidado de no resbalarte en los alrededores. Usa calzado apropiado hasta que llegues al bordillo.
  • Puedes nadar a braza, a crowl o a espalda. Nadar a mariposa y bucear no está recomendado.
  • Evita los baños en aguas muy frías, especialmente si vas a nadar ya que las bajas temperaturas favorecen los calambres.
  • Utiliza siempre protección solar para evitar quemaduras y manchas en tu piel.
  • Si el baño va a ser largo, no olvides hidratarte antes y después bebiendo abundante líquido.
  • Si eres propensa a tener cándidas u hongos vaginales, no permanezcas sentada en el borde de la piscina y cámbiate el bañador mojado cuando salgas del agua.
  • Si has estado en la piscina, al salir, aplícate una crema hidratante por todo el cuerpo ya que el cloro seca mucho a piel.

¿Puedo hacer ejercicio dentro de agua?

La natación es uno de los deportes más recomendados en el embarazo. Sus ventajas son múltiples tanto a nivel físico como mental. Nadar mejora el tono muscular de miembros inferiores, superiores, abdominales y dorsales, lo que disminuirá molestias propias del embarazo y te preparará para el parto. Además, activa tu circulación favoreciendo la eliminación de líquidos y previniendo la aparición de varices. La realización de ejercicio te ayudará además a controlar el sobrepeso.

También puedes realizar aquaerobic o entrenamiento en el agua para embarazadas.

Aprovecha y disfruta este verano de los beneficios físicos que te proporciona el medio acuático al mismo tiempo que combates el calor y disfrutas de la sensación de relajación que produce un buen baño.

También te interesa

Imagen
¿Qué aspecto tiene un recién nacido?
Bebé

Desarrollo infantil

¿Qué aspecto tiene un recién nacido?

Imagen
Fontanela mayor del bebé
Nacimiento

Primeros cuidados del bebé

La fontanela mayor del bebé: falsas creencias

Imagen
Síndrome de Hipotensión Supina
Embarazo

Preparándose para el nacimiento

Síndrome de Hipotensión Supina: qué es y cómo evitarlo