¿A qué llamamos crianza respetuosa?Abril 2019

La forma de educar a nuestros hijos y como relacionarnos con ellos está cambiando y evolucionando hacia una actitud más empática. En los últimos años han surgido formas diferentes de explicar la educación o la crianza de los hijos. Pero no hay una fórmula mágica e infalible que nos sirva para todos. Hay muchas, una de ellas es la crianza respetuosa.

 

¿Qué es la crianza respetuosa?

 

Cuando hablamos de crianza respetuosa estamos hablando de respetar las necesidades básicas de los bebés y los niños basándonos en el respeto, el amor y los límites. Respetar que cada niño tiene un ritmo diferente para comer, un ritmo diferente para dormir o un ritmo diferente para aprender. Respetar que cada bebé y cada niño tienen necesidades diferentes y su forma particular de reclamarlas. Hay que aceptarlo y entenderlo como algo normal, sin compararlo con otros niños. Y aunque esto puede parecer fácil, no lo es. A veces, necesitamos formarnos para que nos enseñen esas herramientas con las que llevar la teoría a la práctica y poder ser coherentes entre lo que pensamos, lo que decimos y lo que se hacemos.

 

¿En qué se basa la crianza respetuosa?

 

Igualdad. Padres y niños tienen el mismo derecho a expresar sus emociones y necesidades. Los niños pueden opinar sobre un tema, no solo están para obedecer nuestras órdenes.

 

Respeto. Cada niño tiene una personalidad especial y distinta que debemos conocer y respetar. Y respeto también hacia a ti, sin reprocharte ni juzgarte como madre o como padre, intentando aprender cada día sabiendo que lo estás haciendo lo mejor posible con las herramientas emocionales que posees.

 

Empatía. Los padres deben ser capaces de conectar con las necesidades de su hijo. Ponerse en su lugar e intentar comprender lo que está sintiendo en cada momento.

 

Limites. La crianza respetuosa no se trata de decir siempre "sí”. Tienen que existir límites claros.  Definidos desde el amor y el respeto.  Que se ajusten a las necesidades de cada etapa infantil y se vayan revisando y adaptando según vaya creciendo. Los limites son sanos y necesarios pero, pero en la crianza respetuosa, no implican ni gritos, ni castigos ni por supuesto violencia.

 

Amor. Cada niño necesita saber que le aceptamos tal y como esn, que le respetamos y amamos incondicionalmente, a pesar de ser distintos a lo que nos lo habíamos imaginado o diferente a cómo nos gustaría que fuese.

 

 

¿En qué se diferencia de otros estilos de crianza?

 

Es posible que hayas oído hablar de la crianza respetuosa al igual que has podido hablar de la crianza natural, crianza con apego y es posible que las puedas confundir. También es normal que asocies la crianza respetuosa con la lactancia materna prolongada, el colecho o el porteo. Y aunque son compatibles, la crianza respetuosa no es eso.

 

La crianza natural se centra en respetar los ritmos de cada niño, y la crianza con apego a potenciar el vínculo afectivo con ellos. La crianza respetuosa es unir estos términos a las necesidades de la madre y el padre también, entendiendo si tú no respetas tus necesidades, no vas a sentirte bien y va a afectar a tu relación con tu hijo. Por eso en la crianza respetuosa no se juzga, se respeta la decisión de la madre independientemente de con quien duerma el bebé o del tipo de lactancia.

 

Es muy frecuente sentirte juzgada y escuchar comentarios sobre cómo crías o educas a tu hijo.  Pero no se trata de si eres mejor o peor madre con la crianza respetuosa. Cada una de nosotras somos distintas y nuestros hijos son únicos. Se trata de buscar la opción que esté más en sintonía con las necesidades de ambos, con vuestras circunstancias y poder crear un buen ambiente familiar. Y existen muchas opciones saludables y sobre todo son reales. Elije la que te haga sentir segura y respeta a quien no la haya elegido como tú, al igual que el resto te debe respetar a ti.

 

Tu valoración

Enviar un mensaje