Vómitos y náuseas en el embarazo, ¿se pueden prevenir con la alimentación?Agosto 2017

Es muy frecuente que en las primeras semanas del embarazo aparezcan náuseas y vómitos. El caso de las náuseas es mucho más común, mientras que los vómitos aparecen en un tercio de las mujeres aproximadamente. Estos síntomas pueden durar hasta la semana 20, lo que conlleva una sensación generalizada de malestar. Veamos si hay algo que podamos hacer para evitar o mejorar los vómitos en el embarazo. 

 

¿Por qué se producen los vómitos?

 

En primer lugar, es importante saber que ni las náuseas ni los vómitos afectan al bebé, a no ser que sean vómitos muy intensos que puedan llegar a provocar una pérdida de peso importante (entre el 5 y el 10 % del peso). En este caso se debe acudir al médico para evitar deshidratación, malnutrición y posibles alteraciones en el crecimiento del bebé. En segundo lugar, es muy complicado predecir si se van a tener náuseas y/o vómitos durante el embarazo; de hecho es muy posible que se tengan en un embarazo y no en otro.

 

Durante el embarazo, sobre todo entre las semanas 5 y 20, se libera la hormona GCH (gonadotrofina coriónica humana), producida por el embrión y por la placenta, y responsable de la mayor parte de los cambios que se producen en el cuerpo de la madre. Es esta hormona la que es capaz de alterar el sistema nervioso, activando los centros del vómito y las náuseas y provocando sus síntomas, aunque no se conocen muy bien los motivos por los que se produce en unas mujeres y no en otras. 

 

¿Cómo reducir los síntomas?

 

Existen varias estrategias que se pueden llevar a cabo para mejorar la sintomatología.

 

Estrategias dietéticas para evitar los vómitos durante el embarazo:

 

  • Evitar hacer ingestas muy abundantes y pesadas, sobre todo antes de dormir.
  • Tratar de realizar un mayor número de comidas al día (entre 6 y 8) y de menor tamaño.
  • Elige alimentos blandos y suaves, fáciles de digerir y que no tengan sabores ni olores fuertes, así como alimentos secos, que ayudan a asentar el estómago (por ejemplo, pan integral tostado).
  • Cocina al horno, al vapor o a la plancha, en lugar de formas más pesadas como frituras, rebozados, y evita condimentar demasiado los platos.
  • Come alimentos fríos o a temperatura ambiente para reducir el gusto y el olor.
  • Evita comer productos con altas cantidades de azúcar, sal o grasas
  • Enjuágate la boca antes y después de las comidas para evitar que queden restos de olores y sabores.
  • Toma sustancias que contengan agua para no deshidratarte.
  • Come despacio y dedica tiempo a comer tranquila, en un lugar sereno y donde no haga calor.

 

Otras estrategias:

 

  • Evitar fumar y tomar alcohol.
  • Si decides tomar algún medicamento para las náuseas, consulta antes con tu médico.
  • Evita estar en sitios con olores fuertes y ventila bien la casa por el mismo motivo.
  • No duermas totalmente tumbada y evita acostarte justo después de las comidas.
  • Intenta estar activa siempre que te encuentres bien.
  • Realiza actividades que te entretengan, te relajen y te hagan sentir bien: yoga, pilates, manualidades, etc.

 

 

Tu valoración

Enviar un mensaje