Tips para cuidar la higiene íntima en el embarazoNoviembre 2018

La vagina tiene una función depuradora y defensora frente a las agresiones externas. En su mucosa interna, conviven microorganismos (lactobacilos) formando lo que se conoce como flora vaginal y que se encargan de mantener un PH adecuado para protegerte de las infecciones. Durante el embarazo, el aumento de hormonas que se produce, afecta a tus genitales. La vagina y a vulva están más vascularizadas y hay un aumento de flujo que además es más blanquecino y más líquido. Estos cambios hacen que el PH vaginal se vuelva más ácido, lo que altera  la flora  vaginal, dejándote más indefensa frente a las infecciones,  especialmente a las producidas por cándidas (hongos).

 

 

Por qué es tan importante la higiene íntima durante el embarazo

 

Además de estar menos protegida, las infecciones vaginales durante el embarazo aumentan el riesgo de tener un parto prematuro, ya que pueden provocar contracciones y/o la rotura de la bolsa. En el caso de una infección por hongos (cándida albicans generalmente) que es la infección más frecuente en el embarazo, no conlleva riesgo de parto prematuro aunque si aumenta el riesgo de transmitírselo al bebe en el momento del parto. Por eso, en el embarazo es necesario que tengas  una higiene más cuidadosa de lo habitual.

 

 

 

Cómo se hace una correcta higiene íntima en el embarazo

 

  • Lávate solo la zona externa de los genitales, es decir, la vulva. Los lavados vaginales no son recomendables, aunque sean solo con agua. Si te lavas la vagina por dentro, destruirías la flora natural, disminuyendo tus defensas frente a las infecciones. Ni siquiera después de las relaciones hay que hacer lavados internos. La vagina se limpia por sí misma.

 

  • Lávate una vez al día. Los mismos riesgos tiene la falta de limpieza que el exceso. Si te lavas continuamente, estarás de nuevo eliminando  los lactobacilos  de la flora natural que te defienden de los gérmenes externos.

 

  • Utiliza un jabón suave que no altere el PH. Tiene que limpiar pero que no agredir la piel. Si necesitas lavarte más de una vez al día porque tienes mucho flujo, hazlo solo con agua.

 

  • No utilices esponja, es una fuente de gérmenes. Lo mejor es que te laves con la mano.

 

  • Sécate bien después del lavado, especialmente en los pliegues. La humedad favorece las infecciones por hongos (las más comunes en el embarazo). Utiliza preferiblemente una toalla de algodón.

 

  • Cuando vayas al servicio, límpiate siempre de delante hacia atrás para no arrastrar los gérmenes del ano a la vagina. Evita el  papel higiénico perfumado ya que te puede irritar la piel.

 

  • No utilices "salva slip", ya que alteran el PH natural debido a las fragancias y a las  sustancias con los que se fabrican. Si tienes mucho flujo usa braguitas de maternidad. Son de algodón  y  llevan refuerzo en la parte interna para absorber el flujo.

 

  • No utilices desodorantes íntimos. Irritan la zona y dan alergia.

 

  • Evita el consumo de azúcar refinado y una cantidad excesiva de hidratos de carbono ya que pueden favorecer la aparición de hongos.

 

 

Tu valoración

¿Tienes alguna duda? ¿Te gustaría contarnos tu experiencia? #Mustelaresponde

Enviar un mensaje