¿Por qué es tan importante proteger el capital de vida, el capital de células madre de la piel de los bebés?

A lo largo de toda la vida, las células madre garantizan la regeneración y el mantenimiento del equilibrio de la piel: su función es esencial. El capital de células madre de la piel está en su máximo al nacer, pero es extremadamente vulnerable durante los dos primeros años de vida. En efecto, durante este período, la barrera cutánea está en proceso de maduración y la piel es frágil frente a las agresiones diarias. Por lo tanto, es indispensable protegerla y reforzarla para preservar su riqueza en células madre.

Para saber más sobre este tema, consulta la historia de los nuevos cuidados de Mustela Bébé.