Navidades saludables durante el embarazoEnero 2019

Además de tener presente que algunos alimentos no deberán formar parte del menú, se deberá tener cuidado con las cantidades que se ingieren. Especialmente durante el embarazo, sobre todo en el último trimestre, es importante evitar llegar a tener una sensación de saciedad elevada, pues esto dificultará las digestiones y podrá incrementar el riesgo de reflujo y otras molestias. Por ello, es importante seguir repartiendo la ingesta diaria en varias tomas y tratar de no comer mucho más en los días señalados, o que al menos sean comidas más ligeras. Además, hay que intentar evitar los caprichos, sobre todo los dulces, asociados a un posible comer emocional y que se relaciona también con mayores ingestas y de forma más compulsiva.

 

Respecto a las comidas, conviene recordar que hay que tener precaución con determinados tipos de alimentos si estás embarazada:

 

  • Pescados y carnes crudas o poco hechas. Tanto los pescados como las carnes deben estar muy bien hechos para evitar la infección por anisakis o listeria, respectivamente. Por tanto, nada de sushi ni carpaccio a no ser que hayas congelado previamente el pescado al menos durante 5 días.

 

  • Huevos crudos. Cuidado con platos que contengan huevo crudo (por ejemplo salsas) pues pueden provocar salmonelosis.

 

  • Pescados grandes. Algunos pescados azules de gran tamaño pueden contener altas cantidades de mercurio, por lo que debemos restringir su consumo. Entre ellos están el atún rojo o el pez espada.

 

  • Queso no pasteurizado. Algunos quesos elaborados con leche cruda y no sometidos a altas temperaturas pueden contener listeria, por tanto hay que evitar quesos artesanales o algunos tipo brie. De la misma forma, el paté que no esté pasteurizado también puede contener listeria.

 

  • Embutidos. Elaborados a partir de carne cruda, pueden contener toxoplasma, por lo que no es buena idea consumirlos, siempre que no se haya padecido toxoplasmosis. Así pues, nada de jamón, caña de lomo u otros embutidos, que además contienen grasas no saludables y alto contenido en sal.

 

  • Alcohol. Cualquier tipo de bebida alcohólica está contraindicada durante el embarazo.

 

  • Salazones, ahumados, marinados, salmueras. No son recomendables por su elevada concentración en sal, así como por estar crudos o tratados por debajo de los 100ºC.

 

  • Café. Aunque ya hablamos del café en el embarazo en este post, recordemos que se debe tener en cuenta las cantidades de cafeína, pues pueden afectar al feto.

 

 

Alternativas saludables y divertidas. No todo va a ser negativo. A pesar de las precauciones mencionadas, se pueden celebrar unas navidades sin necesidad de dichos alimentos, saludables, divertidas y exquisitas. Veamos qué podemos hacer: 

 

  • Comprar dulces sólo en las fechas señaladas, y que las cantidades sean acordes a lo que se vaya a consumir, así no sobrará y evitaremos tentaciones extras.

 

  • Incluir algún plato de verdura, siempre bien lavadas, en las comidas como entrante. Y luego un plato principal que sea ligero.

 

  • Preparar un postre elaborado con fruta.

 

  • No pensar que no habrá un mañana; comer tranquilamente, disfrutar de los encuentros familiares y atender a nuestras señales de saciedad.

 

  • Recordar que estar activa favorecerá nuestras digestiones y mermará la sensación de pesadez, pues activa la circulación sanguínea, entre muchos otros beneficios.

 

Propuesta de menú navideño

 

Entrantes: Hummus de cilantro con chips de boniato – Vasito de gazpacho de calabaza y manzana con jengibre

Primer plato: Ensalada de rúcula con mango y aguacate

Segundo plato: Crepes de espinacas rellenas con salsa de tofu, aceitunas negras, nueces, pasas y tomate cherry – Salmón a la plancha con raviolis de calabacín

Postre: Tarta de manzana con helado de plátano – Vasito de frutas de temporada con canela y lima.

Tu valoración

¿Tienes alguna duda? ¿Te gustaría contarnos tu experiencia? #Mustelaresponde

Enviar un mensaje