Lactancia materna en niños celíacos, ¿puede la madre tomar gluten?Agosto 2016

La celiaquía es una alergia (pues se desencadena una respuesta inmunitaria) a la proteína que contienen los cereales, el gluten, que se encuentra principalmente en el trigo, la cebada, el centeno y la avena (aunque también en espelta, kamut, triticale, farro o bulgur). Tiene un componente genético que predispone a su desarrollo, aunque los síntomas podrían no aparecer nunca. Entre estos síntomas se encuentran las diarreas, el malestar gastrointestinal, las digestiones pesadas, los gases, la anemia, la pérdida de peso, la caída del cabello o la sequedad de la piel. Estos efectos se deben al deterioro de las vellosidades intestinales, cuya consecuencia es el peor funcionamiento del intestino, con posibles alteraciones en la absorción, lo que puede causar déficits nutricionales.

 

Durante el embarazo se sabe que no es necesario retirar ningún alimento para prevenir alergias en el bebé. Así pues, que la madre coma alimentos con gluten en el embarazo no parece influir en el desarrollo de celiaquía, puesto que para que se desencadene la enfermedad es necesario estar expuesto a una cantidad de gluten determinada e ingerida de forma regular. Por otra parte, es muy discutido entre la comunidad científica el efecto de la incorporación del gluten en el lactante para prevenir la celiaquía. Hasta hace poco tiempo se pensaba que incluir el gluten conjuntamente con la lactancia materna y antes de los 6 meses eran factores protectores frente al desarrollo de celiaquía en niños. Sin embargo, esto no parece estar tan claro. De hecho, la incorporación de alimentos potencialmente alergénicos de forma más tardía podría incluso ser un factor de riesgo, lejos de prevenirlo como se pensaba. Actualmente las recomendaciones para los lactantes son de incluir el gluten a partir de los 6 meses, comenzando con pequeñas cantidades e incrementándolas de forma progresiva.

 

El tema de la celiaquía durante la lactancia materna está muy poco estudiado. Por un lado, no está muy claro que la lactancia materna prevenga, por sí sola, el desarrollo de alergias. Sin embargo, se ha observado que aunque exista riesgo de alergia (siempre que no haya un diagnóstico claro de ella), la madre no tiene que eliminar alimentos de su dieta durante la lactancia. Sólo en caso de la proteína de la leche de vaca se ha observado que, en caso de que exista alergia o sospecha de ello, se debería eliminar la leche de vaca de la dieta de la madre durante la lactancia. En el caso de la celiaquía, cuando se diagnostica a un lactante de alergia al gluten no es necesario que la madre abandone la lactancia materna ni que deje de consumir gluten, puesto que según algunos estudios, la leche materna no contiene cantidades de gluten suficientes para causar síntomas o daño intestinal en el niño. Algunos de esos estudios indican que el gluten sí pasa a la leche materna, aunque en cantidades muy muy pequeñas que no afectan al lactante. De hecho, si dichas cantidades tuvieran algún efecto, la leche de vaca (o de cualquier otro animal que consuma cereales con gluten) también debería contener gluten, por lo que el niño no podría consumirla. Es decir, no existen estudios que justifiquen que se debe eliminar el gluten de la dieta de la madre si el niño que toma pecho es celíaco.

 

Dra. Griselda Herrero Martín

Dietista-Nutricionista (Col. AND-00336)

Tu valoración

Enviar un mensaje