¿Intentas quedar embarazada o ya lo estás? Toma vitamina B9Julio 2013

Elisa Ramos - Matrona

Al principio del embarazo las células del óvulo fecundado se dividen rápidamente, se multiplican y diferencian para configurar los diferentes órganos y sistemas del futuro bebé. La vitamina B9 es imprescindible para ese rápido crecimiento y conviene que tu organismo cuente con la suficiente,  incluso antes de que estés embarazada.

 

En el post anterior hablaba de la cerveza sin alcohol como una de las vías por las que se puede obtener. Pero también te la pueden proporcionar los cereales, las frutas y las verduras de hoja verde. Incluye en tu dieta  algunas crudas y bien lavadas. Al ser una vitamina hidrosoluble si las cueces se quedará en el caldo. El aporte debe ser diario (no se almacena en el cuerpo) y se puede consumir abundantemente (en caso de exceso se elimina por la orina).

 

Está también en  los frutos secos, pero debes evitarlos por su alto contenido calórico. Otra buena fuente de esta vitamina son las vísceras de animales  ¡Cuidado con ellas! Suelen contener proporciones altas de grasas insaturadas, que podrían aumentar tu peso y tu nivel de colesterol. Además, el hígado aporta mucha vitamina A, cuyo exceso podría  ser perjudicial durante el embarazo.

 

Si estas embarazada o planeando un embarazo es recomendable, además,  tomar diariamente ácido fólico en tabletas o pastillas Aunque tomes alimentos que contengan folatos (la forma natural de la vitamina) y optes también por otros que se comercializan con ácido fólico añadido (compuesto sintético de folatos).

 

El acido fólico es más estable que los folatos,  pero  no hay seguridad absoluta de la cantidad real que puedan contener los alimentos enriquecidos con él. Con el suplemento farmacéutico se asegura mejor que tu organismo tenga la cantidad suficiente, para reducir el riesgo de que  pueda producirse algún defecto del tubo neural de tu bebé (donde se formará la columna vertebral y su sistema nervioso).

 

Se recomienda comenzar a tomarlo  unos dos meses antes del embarazo y continuar hasta las 12 semanas. Las dosis están bastante estandarizadas, pero también puede ser necesario que tengan que adaptarse  a las circunstancias particulares de cada mujer.

 

Si estás planificando un embarazo díselo a tu ginecólogo. No tomes  pastillas por tu cuenta aunque puedas comprarlas sin receta. Si acabas de saber que estás embarazada acude cuanto antes al profesional que vaya a controlar tu embarazo.  Los defectos del tubo neural suelen producirse en las primeras semanas de la gestación.  Además, así comenzarás enseguida a recibir los consejos adecuados para cuidarte a ti misma y cuidar desde el primer momento a tu bebé.

Tu valoración

¿Tienes alguna duda? ¿Te gustaría contarnos tu experiencia? #Mustelaresponde

Enviar un mensaje