Fecha del parto ¿se puede o se debe elegir?Julio 2013

Elisa Ramos - Matrona

Se considera como fecha probable de parto la semana 40 de gestación, que corresponde a lo que se conoce como “salir de cuentas”  Pero las cuentas casi nunca salen. En la actualidad un embarazo es  “a término” cuando se cumple la semana 37 y sigue considerándose como normal hasta la 41. Tu bebé puede nacer en cualquier día de esas semanas.

 

Si pasas de la 41 se etiqueta como “Gestación Cronológicamente Prolongada” (GCP) y comienza a plantearse una inducción al parto.  Pero ese “término” puede ser elástico (hace años los márgenes estaban entre las semanas 38 y 42) y no todos los bebés podrían estar igual de maduros con la misma edad gestacional.

 

El parto espontáneo se desencadena  por la confluencia de muchos factores interdependientes y cada uno de ellos no parece explicar por si sólo que sea el responsable único de activar el complejo proceso que lo inicia. Todavía no se conocen exactamente todas las causas y hay diversas teorías sobre cuál de las conocidas es la más influyente. Una de las hipótesis respalda la idea de un “gen reloj placentario”, que determinaría desde el principio del embarazo la fecha del nacimiento.

 

Lo que  la práctica demuestra cada día es que el punto crucial para que el verdadero trabajo de parto comience es que se instaure una actividad contráctil del útero de forma regular. Y ahí entra en juego el aumento de los receptores de oxitocina y la secreción de esta hormona por parte de la madre y del feto. La  contribución de tu bebé no se limita sólo a producir la  oxitocina que envía a la placenta, sino también a otras “señales”, que interactúan con el organismo materno,  y a sustancias que vierte en el líquido amniótico. Lo hace por varios mecanismos que tienen que ver con su estado de madurez.

 

Quizá por todo esto unos bebés están preparados para nacer antes y otros después. Si el curso del embarazo es normal las últimas semanas son un periodo importante para que tu bebé crezca y madure. Y su madurez es más importante que el peso con el que nazca, dentro de ciertos límites. Hay bebés pequeños y grandes, lo que no siempre significa que eso los haga más o menos maduros.

 

No tengas prisa por parir sólo porque ya estás “a término”. Dale a tu bebé la oportunidad de nacer cuando esté mejor preparado para hacerlo. Unos podrían estar perfectamente maduros con 37 semanas  y otros no estarlo todavía aunque haya transcurrido alguna (s) más.  Si tus controles de embarazo van bien no elijas y espera a que el parto se desencadene fisiológicamente. Pero no dejes de acudir a todos ellos. Son importantes para evaluar tu estado de salud, la de tu bebé, y detectar a tiempo algún problema que hiciera necesario finalizar el embarazo.

 

¿Crees que todos los bebés están igual de maduros a la misma semana de gestación? Comparte tu opinión.

Tu valoración

¿Tienes alguna duda? ¿Te gustaría contarnos tu experiencia? #Mustelaresponde

Enviar un mensaje