El embarazo, un estado de buena esperanzaJulio 2013

Elisa Ramos - Matrona

Me gusta la antigua expresión que se usaba para referirse a una mujer embarazada. Era muy habitual decir que “estaba en estado”. Se sobreentendía que era de buena esperanza. Es decir, un estado natural del que se esperaba un buen final. Aunque ahora al embarazo de  curso normal se le llama de bajo riesgo, creo que la antigua frase sigue vigente. Porque una mujer sana embarazada está en estado fisiológico.

 

Hablar de riesgo, aunque se califique de bajo, trae como consecuencia que a veces se viva el embarazo con una angustia innecesaria. ¿Acaso no estamos expuestos a riesgos cada día? ¿Vivimos por ello con la angustia de lo que puede sucedernos? Generalmente no. Me viene a la memoria otra expresión, muy típica de mi familia: “No vendamos la piel del oso antes de cazarlo”.

 

Durante el embarazo normal el organismo femenino tiene la capacidad de adaptarse a los cambios que se producen y a la sobrecarga que conllevan. Afortunadamente la mayoría de los embarazos transcurren con normalidad, permiten una vida activa y finalizan felizmente.

 

Si estás en este estado es muy importante que tengas desde el comienzo una actitud positiva. Confía en que todo irá bien y no te angusties. Aunque, eso sí, deberás ser consciente desde el principio de tu propio protagonismo. Ayúdate a ti misma y a tu futuro bebé llevando una vida saludable. Es importante que aprendas a cuidarte para colaborar a que la buena esperanza se cumpla. Los profesionales sanitarios te indicaran las pautas a seguir, pero no olvides que buena parte te corresponde a ti.

 

Comenzarás a notar algunos cambios, no solo físicos, sino también funcionales y, posiblemente,  en la forma de controlar tus emociones. La mayoría serán  normales y te irás adaptando progresivamente a ellos. No serás consciente de algunos que se producen internamente, pero es bueno que los conozcas. Comprender cómo se va desarrollando tu embarazo puede ayudarte a despejar dudas y temores.

 

Contar con una/un matrona/matrón en el seguimiento de tu gestación te proporcionará un estupendo soporte. Serán tus aliados, te informarán de lo que va sucediendo, resolverán tus dudas, solicitarán todas las pruebas que precises, sabrán reconocer si algo se desvía de la normalidad y cuando conviene que acudas a una consulta médica.

Tu valoración

¿Tienes alguna duda? ¿Te gustaría contarnos tu experiencia? #Mustelaresponde

Enviar un mensaje