Consejos para hacer frente a comidas copiosas durante el embarazoEnero 2017

En muchas ocasiones se establecen pautas cíclicas en las que determinados días se realizan excesos y al día siguiente, por norma general, se “compensa” dicho exceso no comiendo o realizando ingestas muy escasas. Esto es un error, puesto que puede descompensar el sistema metabólico además de generar una pauta inadecuada que nos lleve a comer más en futuras ocasiones. Además, si estás embarazada por partida doble, pues por un lado una ingesta excesiva va a dificultar la digestión y por otro lado, estar demasiadas horas sin ingerir alimentos puede provocar una bajada de glucemia en el bebé.

 

¿Qué podemos hacer?

 

Por un lado, en las comidas más copiosas podemos utilizar diferentes estrategias para controlar lo que comemos:

 

  • No pensar que es la oportunidad del año para zamparse todo lo que no te has comido en los meses anteriores.
  • Tratar de no llegar con mucha hambre.
  • Servirnos en el plato, de manera que tengamos conciencia de las cantidades y los alimentos que vamos a tomar.
  • Comer despacio, degustar y saborear, disfrutar de la compañía y del momento.
  • Tratar de identificar la saciedad y dejar de comer cuando realmente no tengamos más hambre.
  • Evitar el alcohol, los dulces y los postres excesivamente calóricos y pesados, sobre todo tras una comida copiosa. Si te apetece, prueba un poquito para quitarte el gusanillo.

 

¿Y después qué?

 

A veces no es sencillo cumplir con estos propósitos y, a pesar de haberlo intentado, no hemos sido capaces. ¿Qué hacemos entonces? ¿Nos tenemos que desintoxicar? En primer lugar, tenemos que saber que nuestro organismo está preparado para desintoxicarnos y eliminar aquellas sustancias no deseadas, y lo hace a través de los riñones, el hígado y los pulmones. Así que no te dejes timar con pócimas mágicas.

 

En segundo lugar, debemos tener en cuenta que lo que de verdad importa es lo que hacemos en nuestro día a día, durante el año, entre una navidad y otra. Los días festivos deben suponer algo excepcional, y como tal, no tendrían por qué ser un gran problema para nuestro organismo. Por último, sí es importante comer bien antes, durante y después. Si quieres ayudar a tu hígado y a tus riñones en su tarea de limpieza, recuerda aumentar el consumo de verduras y frutas, ricas en antioxidantes que te ayudarán a evitar el estrés oxidativo que se produce con los excesos (entre otras cosas).

 

Receta: Batido verde casero

Ingredientes: 2 naranjas, 1 kiwi, 1 rama de apio, 100 g de espinacas, 300 ml de agua.

Batir todo junto y servir frío.

Tu valoración

¿Tienes alguna duda? ¿Te gustaría contarnos tu experiencia? #Mustelaresponde

Enviar un mensaje