Consejos para evitar la depresión postpartoOctubre 2014

Leticia del Valle - Matrona

 

Los cambios físicos y emocionales tras el parto pueden provocar cierta tristeza en la mamá

 

Los primeros días tras el parto no suelen ser fáciles. Es un periodo de cambios físicos, emocionales y personales, y como todo cambio necesita un periodo de adaptación. Si te has cuidado durante el embarazo y te has preparado para el parto, no olvides esta etapa porque es la más larga, la más intensa emocionalmente y en general, la más desconocida.

 

¿Cuánto dura el puerperio?

 

A nivel físico el puerperio dura de 6 a 8 semanas después del nacimiento de tu bebé. Es un proceso natural en el que tu cuerpo se recupera de los cambios que se han producido en el embarazo. Tu útero vuelve a su tamaño anterior, desparecen los loquios, los entuertos y  las molestias de la episiotomía o la cesárea si han sido necesarias.

 

A nivel psicosocial, el puerperio es más largo, alrededor de 6 meses. La preocupación por la lactancia, por tu recuperación física, la responsabilidad de la crianza, las visitas de familiares o amigos y el cansancio acumulado,  te pueden causar emociones contradictorias como alegría y tristeza, tranquilidad y angustia. Es lo que llamamos el estado depresivo normal del postparto.

 

Además hay que añadir los cambios hormonales. Los niveles de estrógenos y progesterona, que han mantenido al embarazo, bajan para que suba la prolactina y empiece la lactancia. Esta “montaña rusa” de hormonas aumentan la sensibilidad materna.

 

¿Qué síntomas son normales?

 

Empezarás a notar los síntomas sobre el tercer día y mejorarán a partir de los diez  días. Cada mujer lo vive de manera distinta, pero lo más característico es la labilidad emocional. Puedes notar cambios de humor, irritabilidad, inseguridad, a veces acompañados de llanto. Es un estado transitorio por el que pasan todas las mujeres. Es el estado normal del postparto.

 

¿Qué puedo hacer?

 

  • Habla con tu pareja, explícale como te sientes, lo que te inquieta.
  • No dudes de tu capacidad de ser madre. No tienes porque entender todo de tu bebé desde el primer día. Necesitáis tiempo para conoceros. Tenéis que aprender los dos. Así ha sido siempre y así lo será.
  • No intentes abarcar  todas las actividades y tareas que realizabas antes de ser madre. Ahora lo más importante es el cuidado de tu bebé. Lo demás seguro que puede esperar.
  • Pide ayuda a familiares y amigos para que se encarguen de las tareas domésticas. Se pueden ocupar de hacer la compra, cocinarte o ayudarte en la limpieza de la casa. Tú ocúpate solo de tu bebé.
  • Ponte la obligación de descansar. Acóplate al ritmo de tu bebé y cuando el duerma tú también, sin importante la hora que sea.
  • Intenta posponer las visitas.

 

¿Cuándo tengo que consultar?

 

A parte del estado depresivo normal del postparto, existen dos situaciones que hay que consultar rápidamente. Son muy poco frecuentes, pero requieren ayuda y/o tratamiento profesional. Son la depresión puerperal y la psicosis puerperal.

 

La primera comienza alrededor de la  6ª semana. Es una verdadera depresión con tristeza, pesimismo, agotamiento, que normalmente empeora al final del día.

 

La psicosis puerperal es la más grave, es un cuadro psiquiátrico. Surge después del parto y la madre es incapaz de atender a su hijo.

 

Aunque tengas la sensación de que este estado va a durar siempre, no olvides que es transitorio. El cuidado de tu bebé ocupará casi todo tu tiempo y desplazará todo lo demás, pero solo las primeras semanas. Luego recuperarás tus rutinas, tu vida laboral, tu imagen… y recuerda que cada día del postparto es mejor que el anterior.

 

Tu valoración

Enviar un mensaje