Consejos para estar tranquila y relajada durante el embarazoNoviembre 2017

El otro día me comentaba una amiga que se ha quedado embarazada que ya no se creía esas imágenes de "preñadas" tranquilas, relajadas y felices. Me contaba que se creyó a pies juntillas esa última escena de Nothing Hill en la que aparece Julia Roberts feliz y relajadamente embarazada. Ella pensaba que su embarazo iba a ser igual de idílico.

 

Sin embargo, me decía mientras tomábamos un té, las hormonas la tienen mucho más alterada de lo que ella desea. Por si fuera poco, el ritmo en el trabajo no ha bajado, sino que incluso ha subido. Si a ello unimos los preparativos para cuando llegue el futuro bebé, las palabras tranquilidad y relax son un tabú que ya ha renunciado a alcanzar.

 

“Tú que sabes de estas cosas, ¿cómo puedo hacerlo para estar algo más tranquila y relajada?, me preguntaba.

 

Si ya es difícil lograr la serenidad en el día a día con estas vidas que llevamos, aún más difícil es en el embarazo, donde, como bien me decía esta amiga, las hormonas hacen estragos.

 

Sin embargo, éste es uno de los momentos en los que es más importante que la tranquilidad esté presente en nuestras vidas porque el cortisol, la hormona que segregamos con el estrés, puede tener efectos negativos en el bebé. Complicaciones en el parto o el bajo peso al nacer son algunos de estos efectos negativos que puede tener el estrés de la madre. E incluso hay estudios que asocian el estrés de la madre con problemas en el desarrollo intelectual del bebé y con problemas del comportamiento.

 

Por esto motivo, estar relajada y tranquila durante los nueve meses de gestación ha de ser una de las prioridades de cualquier futura madre. ¿Cómo hacerlo? ¿Cómo lograr estar tranquila y relajada durante el embarazo? Es necesario que durante esos nueve meses trabajes tu salud desde tres aspectos diferentes:

 

1. Trabaja tu ecología mental

 

Lo primero que vamos a abordar son los pensamientos. ¿Qué pensamientos son los que están causando estas situaciones de estrés? Es curioso, pero durante un embarazo es posible que muchos de los pensamientos que aparezcan estén relacionados con el futuro. Pensamientos del tipo “¿todo estará bien?”, “¿cómo será el parto?” o “¿cómo me voy a organizar cuando mi bebé nazca?” suelen ser habituales en este momento. Ahí nos proyectamos al futuro y lo normal es que contactemos con la ansiedad.

 

¿Cómo evitarlo? La práctica de la meditación puede resultar muy beneficiosa. Pero ojo, para meditar no es necesario irse a un monasterio, sentarse en posición de loto y encender incienso a punta pala. Simplemente con que te sientes y observes tus pensamientos durante cinco minutos un par de veces al día, ya estás haciendo una práctica meditativa. De lo que se trata es de entrenarse en la observación de esos pensamientos, observarlos y dejarlos pasar como si fueran nubes que cruzan el cielo. Así te darás cuentas de que sólo son construcciones mentales que te haces y que nada tienen que ver con la realidad. Observar la respiración o los sonidos también te anclará con el aquí y el ahora y contribuirá a que logres esa ecología mental.

 

 

2. Aborda la gestión de tus emociones

 

Es normal que durante un embarazo las emociones estén a flor de piel. La revolución hormonal unida a todo lo que se mueve a nivel emocional hará que en algunas ocasiones te sientas en una especie de montaña rusa, en la que la alegría, la tristeza o el enfado pueden darse la mano. ¿Cómo gestionar esas emociones? Pues al igual que hemos hecho con los pensamientos, observándolas y, lo es muy importante, identificándolas y poniéndole nombre. No es lo mismo tener la sensación de que hay una emoción que te lleva que saber que es tristeza y que la sientes en un punto determinado de tu cuerpo. Así puedes hacer lo mismo que con los pensamientos, observarlas, ponerle nombre y entender qué te sucede y por qué. Las emociones la mayoría de las veces lo que desean es salir, expresarse. De este modo, si sientes tristeza por algo es posible que lo que necesites sea llorar y darle salida a esa tristeza. Y si sientes enfado, es posible que necesites expresarlo. Recuerda que las emociones están para ser vividas y para darle una salida, no para quedártelas guardadas y darles vueltas una y otra vez.

 

 

3. Pon tu cuerpo a punto y en forma

 

Hacer ejercicio libera dopamina, una hormona que te conecta con la felicidad y que es un antídoto genial contra el estrés. Mover el cuerpo, además de vital para el momento del parto y para todo lo que está por llegar después, es fundamental para permanecer tranquila y relajada durante el embarazo. ¿Qué actividad hacer? Pues esto depende de tus gustos. Hay embarazadas a las que les encanta andar, el yoga o la natación. Actividades hay para todos los gustos y para todos los estados de forma, lo importante es que ese ejercicio te haga sentir feliz, relajada y te fortalezca para los meses de crianza que exigirán tu mejor forma física.

 

¿Cómo lo estás haciendo tú durante el embarazo para mantenerte tranquila y relajada? ¿Qué es lo que te ayuda o te ha ayudado  a mantener tu estado de forma mental, emocional y corporal?

 

Tu valoración

¿Tienes alguna duda? ¿Te gustaría contarnos tu experiencia? #Mustelaresponde

Emilia T. El 17/11/17 14:12:53

Me gusto mucho pertenecer al club de esta revista. Gracias
http://zapatitosparabebes.com

Enviar un mensaje

VER TAMBIÉN: