Bebidas en el embarazo, varias y sanas posibilidadesJulio 2013

Elisa Ramos - Matrona

Lucía me llamó para decirme que había vaciado su despensa de los dulces y bollería que tomaba para desayunar. Los ha sustituido por cereales y panes integrales. Ahora le preocupa cuánta leche debería tomar y si el café puede perjudicar a su bebé. Dice que nunca ha soportado la leche sola, aunque sí con café.

 

Le expliqué que lo recomendable es tomar entre medio y un litro de leche al día, para cubrir una parte del calcio que tu bebé necesita. Si tomaras menos del necesario puedes tener una descalcificación. Lo que ocurre normalmente es que la naturaleza protege en primer lugar su desarrollo y capta el calcio de las reservas de la madre. Esta protección funciona también para la mayoría de los componentes de la dieta. Por eso tiene que ser suficiente y equilibrada.

 

Pero le dije también que no se alarmara. Si no puedes con la leche de ninguna manera, sustitúyela por sus derivados. Algunos pueden contener más calcio que la leche, como ocurre con el yogur y el queso. Además, también lo tienen otros alimentos, como las judías blancas y las habas secas (su proporción de calcio es parecida a la de la leche), los garbanzos (contienen algo más), o algunos mariscos como las gambas, langostinos y cigalas (proporción aún mayor). Y, ¿Qué tal los purés de patatas y/o verdura con leche? Se puso muy contenta con las sugerencias.

 

Hablamos después sobre el café. Puedes permitirse un poco de café ligero con leche para desayunar. No se ha demostrado que pequeñas cantidades puedan ser perjudiciales, pero para mayor tranquilidad sería mejor que lo tomaras descafeinado o lo sustituyas por alguna infusión que no lleve excitantes. Por lo visto el cuerpo le pide algo calentito por la mañana y tomar yogur o zumo de frutas no le apetece.

 

Aproveché esa observación para decirle que durante el embarazo aumentan el volumen de la sangre y se necesita tomar más líquidos. Además de zumos o batidos de fruta naturales (¡otro poquito de leche!), otras bebidas refrescantes, que no tengan excitantes  ni azúcar añadido. ¡Cuidado con algunos refrescos energéticos! Puede que no tengan azúcar pero sí cafeína o sustancias estimulantes parecidas. También puedes tomar las infusiones frías. He probado algunas con hielo picado y ¡están buenísimas! Si te gusta la cerveza, por supuesto sin alcohol, es otra estupenda opción.

 

Toma en algunas comidas y cenas caldos desgrasados o, ahora que estamos en verano,  un refrescante y vitamínico gazpacho. Y,  por supuesto, bebe mucha agua. Entre otros muchos beneficios, tu piel lo agradecerá. Es muy recomendable hidratarla diariamente con productos específicos para las estrías. Pero, ¡gasta tu dinero con fundamento! El primer paso es que tu cuerpo esté bien hidratado y el segundo que las uses regularmente.

Tu valoración

¿Tienes alguna duda? ¿Te gustaría contarnos tu experiencia? #Mustelaresponde

Enviar un mensaje