6 claves que debes saber para reconocer una contracciónFebrero 2015

Es probable que estando embarazada pienses en el parto, y pensar en el parto, es pensar en contracciones. Pero, ¿sabes que  es una contracción y como reconocerla? Con los siguientes consejos no tendrás ningún problema en diferenciarlas y sabrás reconocer a la perfección cuándo estás de parto

 

1. ¿Qué es una contracción?

 

El útero donde está creciendo tu bebé  es un músculo, y como todos los músculos cuando se contrae se endurece. Contraerse es la manera que tiene para expulsar a tu bebé de tu cuerpo cuando llegue el momento.

 

2. ¿Cómo saber si lo que noto es una contracción?

 

Mientras dura la contracción, su intensidad varía.  Cuando empieza, notarás que tu tripa se endurece suavemente, va aumentando progresivamente su fuerza hasta llegar a su máximo para luego ir desapareciendo poco a poco. Hasta que el parto no está muy avanzado, las contracciones no duran más de 30 segundos. Si tienes una contracción, las paredes uterinas se tensarán y al tocarte la tripa, te será difícil distinguir cada parte de tu bebé y sus movimientos no los  apreciarás con la misma claridad.

 

3. ¿Son todas las contracciones iguales?

 

Hay dos tipos de contracciones durante el embarazo, las de Braxton Hick y las de parto. Las primeras tienen una frecuencia e intensidad muy baja. Su frecuencia es irregular, no siguen ningún ritmo. Son indoloras y no inician el parto. Las puedes empezar a notar a partir de la segunda mitad de tu embarazo y no tienes que alarmarte por ello.

 

Las contracciones de parto, son más regulares no ceden con el reposo y progresivamente aumentan su frecuencia, su intensidad y su duración. A diferencia de las primeras, estas contracciones sí modifican el cuello uterino, lo ablandan, lo acortan y lo dilatan. A partir de la semana 37, cuando sean cada cinco minutos durante dos horas si es tu primer parto, o cada diez minutos durante una hora en partos sucesivos, debes acudir al hospital.

 

4. ¿Duelen las contracciones?

 

Las contracciones no tienen porque estar asociadas al dolor. La sensación de dolor depende de cada persona y de la fase del parto en la que te encuentres. Lo importante es su frecuencia y en que semana se produzcan, no si van acompañadas de dolor.

 

5. ¿Cuándo me tengo que preocupar por las contracciones?

 

Antes de la semana 36, tener contracciones rítmicas puede indicar una amenaza de parto prematuro. Si comienzas con contracciones regulares que no ceden con el reposo y aumentan de frecuencia, deberás acudir al hospital  para que valoren la necesidad de pararlas o no. Conocer las distintas contracciones te ayudará a distinguir cuando ha comenzado el parto y cuando acudir a la maternidad, y si tienes cualquier duda no dudes en consultarme.  #mustelaresponde 

Tu valoración

Enviar un mensaje