Realizar un masaje con tu bebé

Los buenos gestos

El masaje es diferente a las caricias: el contacto debe ser cálido y suave, pero firme, haciendo presiones estimulantes y envolventes para el bebé. Puedes prolongar la sesión hasta 30 minutos, si ves que tu bebé está a gusto. Sin embargo, puede mostrarse reacio las primeras veces: en este caso, para después de algunos minutos y proponle un nuevo masaje al día siguiente o varios días después.
Puedes inspirarte en los siguientes movimientos para hacer masajes a tu bebé:

  • Comienza realizando un suave masaje en los hombros, empezando por el cuello y bajando a lo largo de los brazos, sin olvidar las manos y los dedos.
  • Luego, con tu mano bien plana, realiza un masaje en el tórax y el vientre, haciendo círculos en el sentido de las agujas del reloj. Coloca tu mano transversalmente sobre su pecho y desciende suavemente; vuelve a comenzar con la otra mano. No presiones, el peso de tu mano es suficiente.
  • Toma el pie de tu bebé con una mano y, con la otra, realiza un masaje desde la pantorrilla hacia el muslo, y luego hacia la cadera.
  • Sujeta el pie entre tus manos y realiza un delicado masaje desde los dedos del pie hasta el talón. Vuelve otra vez hacia los dedos y realiza un masaje uno por uno, después estíralos suavemente hacia arriba, todos al mismo tiempo.
  • Para las manos, masajea con movimientos suaves y circulares el centro de la palma y luego estira suavemente cada uno de los dedos..

 

 

 

 

 

Tu valoración

Enviar un mensaje