Proteger a tu bebé del invierno

Cómo cuidar la piel seca

 

En invierno, el frío y el aire seco perturban el frágil equilibrio de la piel de tu bebé, que puede mostrar signos de sequedad importante, dejándola áspera y rugosa. Para limitar el riesgo de sequedad y ayudar a tu bebé a recobrar una piel suave, adopta buenos hábitos:
  • Baña a tu bebé con la mano y no con una manopla o una esponja, sin frotar mucho la piel. 
  • Utiliza un gel lavante supergraso sin jabón, específicamente formulado para proteger la piel seca de los efectos del agua calcárea que la pueden resecar.
  • No dejes que el agua se evapore sobre la piel: después de bañarlo, sécalo sin frotar, con una toalla 100 % de algodón.
  • Después de la higiene, hidrata su cara y su cuerpo con un cuidado muy nutritivo.
  • Usa preferentemente ropa interior de algodón, en lugar de lana o tejidos sintéticos que irritan la piel y, cuando laves la ropa de tu bebé, no le pongas mucho detergente.

 

 

 

Tu valoración

Enviar un mensaje