Pequeñas molestias del embarazo

Problemas de sueño

Durante el embarazo, tu necesidad de dormir aumenta, pero no siempre es fácil dormir bien. Al final del embarazo en particular, el volumen de tu vientre y los movimientos del bebé pueden perturbar tu sueño, que se vuelve más ligero, menos reparador y te despiertas cada vez con más frecuencia durante la noche. Algunos consejos pueden ayudarte a combatir el insomnio:

  • Toma una cena ligera.
  • Practica una actividad física: hacer ejercicio fatiga el cuerpo y libera endorfinas que relajan y generan sensación de bienestar.
  • Tómate un baño caliente y una infusión de tila, azahar o manzanilla antes de acostarte.
  • No luches contra el sueño: después de cenar, en cuanto sientas los primeros signos de fatiga ve a acostarte. De hecho, la digestión facilita que te quedes dormida.
  • Aprovecha los fines de semana para dormir una siesta por la mañana y por la tarde.
  • Procura tener un pequeño momento de relajación antes de acostarte: respira profundamente sin pensar en nada, escucha música suave...
  • Verifica que no sufras una carencia de magnesio: esto puede generar calambres nocturnos y picor desagradable en las piernas, que podrían afectar tu sueño.
  • Por último, si el insomnio persiste, acepta los momentos en que estás despierta durante la noche: tu organismo se prepara para vivir noches entrecortadas, como las que conocerás después del nacimiento de tu bebé. Enciende un velador y coge un buen libro, esperando que vuelva el sueño. Por el contrario, evita mirar televisión ya que estimula las funciones cerebrales y podría impedir que te vuelvas a dormir.


 

Tu valoración

Enviar un mensaje