Pequeñas molestias del embarazo

Problemas circulatorios

Por lo general, el embarazo está acompañado de problemas circulatorios que pueden ser muy incómodos: pesadez de piernas, hinchazón de manos y pies, varices, etc. Estas sensaciones desagradables son especialmente notorias en verano, por el efecto del calor, y al final del embarazo, a causa del peso de tu vientre.
Algunas simples normas te permitirán atenuarlas:

  • Evita las fuentes de calor.
  • No permanezcas de pie sin moverte durante mucho tiempo.
  • No  cruces las piernas mientras estás sentada, para evitar cortar la circulación.
  • Levanta los pies de la cama o el colchón al menos 15 cm.
  • Aplícate una ducha de agua fría en las piernas de forma regular.
  • Aplica un producto específico para aliviar la fatiga de las piernas.

Si tus problemas circulatorios persisten o se agravan, consulta con tu médico: te recomendará utilizar medias de compresión o te prescribirá un tratamiento.

 

 

Tu valoración

Enviar un mensaje