Pequeñas molestias del embarazo

Dolor de ligamentos

Desde el comienzo del embarazo, puedes sentir molestia prologada de cada lado del útero: este dolor, totalmente benigno, se produce por el estiramiento de los ligamentos que sostienen el útero y que deben alargarse mientras se agranda.
Más adelante, la impregnación hormonal de los ligamentos de la pelvis también puede generar sensaciones de tirantez más o menos fuertes en las piernas, las ingles, el pubis o los costados del vientre. Estos dolores se manifiestan especialmente al cambiar de posición o al mantenerse de pie, lo que muchas veces hace difícil caminar. Aumentan durante el embarazo y son más fuertes si ya has tenido uno o más partos anteriores. Para aliviarlos, descansa y limita lo más posible el tiempo que pasas de pie. Por otro lado, puedes acudir a la acupuntura o a la homeopatía.

 

Tu valoración

Enviar un mensaje