Pequeñas molestias del embarazo

Constipación

El embarazo bien a menudo va acompañado por una ralentización del tránsito intestinal. Al principio, está relacionada con las modificaciones hormonales que generan una cierta pereza digestiva. Luego, con el transcurso del embarazo, el útero pesa cada vez más sobre los intestinos y ralentiza su actividad. Asimismo, los suplementos de hierro que suelen prescribirse durante el embarazo pueden producir estreñimiento. La normalización del tránsito intestinal suele producirse dos o tres meses después de dar a luz.
Además de ser desagradable, la constipación favorece la aparición de hemorroides: por lo tanto, es necesario estimular el tránsito intestinal. Para ello, comienza el día con un gran vaso de zumo de naranja exprimido, bebe mucha agua, come ciruelas y, por lo general, adopta una dieta rica en fibra (frutas, verduras, cereales integrales, salvado, etc.). Practica una actividad física suave diariamente (caminar, natación). Por último, ve al baño sin esperar cada vez que sientas la necesidad. Si tus síntomas persisten o si aparecen hemorroides, consultacon tu médico durante la próxima visita de control del embarazo.

 

Tu valoración

Enviar un mensaje