El destete

Método para un destete paulatino

 

Cualquiera sea la edad de tu bebé, es importante destetarlo de forma paulatina: de esta forma, facilitarás su adaptación al biberón, también cuidando tus pechos.
- Prevé prolongar el destete de tu bebé durante varias semanas. Si debes retomar el trabajo, comienza el destete con un mes de antelación.
- Comienza reemplazando un toma por un biberón de leche artificial o de tu propia leche. Elije el momento en que tengas menos leche, por lo general por la tarde.
- Al cabo de 5 días, suprime una segunda toma, y tras 5 días, una tercera, y así sucesivamente hasta que sólo conserves la de la mañana y la de la noche (o ninguna, si ese es tu objetivo).
- Si tu bebé parece estar desestabilizado, no dudes en esperar un tiempo antes de suprimir otra toma, o incluso vuelve a amamantarlo durante algunos días.
- Si no estás presionada por el tiempo, puedes incluso demorar más este método, suprimiendo una toma cada semana o cada diez días. La transición será más paulatina tanto para tu bebé como para ti.
- De esta manera, es inútil iniciar un tratamiento para detener la lactancia: tus pechos se acostumbrarán progresivamente a la disminución de la demanda y no deberías sufrir obturaciones.
- Si no puedes, o no deseas, extraerte la leche, consulta con el médico para elegir una leche de sustitución adaptada a tu bebé.
- La lactancia no sólo desempeña una función alimentaria para tu bebé: también es un momento de gran ternura. Durante el período de destete, acuna y mima a tu bebé con la mayor frecuencia posible, para compensar la disminución de estos preciosos momentos de intimidad.
- No te preocupes si te sientes un poco melancólica: un período importante en la vida de tu bebé y la tuya llega a su fin, y es normal tener que atravesar el duelo.
 
 

 

Tu valoración

Enviar un mensaje