El desarrollo sensorial del bebé en el útero

El oído

El oído es el sentido más desarrollado en el feto. A partir del séptimo mes de embarazo, tu bebé no solo es capaz de percibir sonidos interiores y exteriores, sino también de reaccionar en función de lo que escucha.

Todos los sonidos le llegan de manera amortiguada. Sin embargo, tiene preferencia por las frecuencias graves, como los latidos de tu corazón, la voz de su papá, el sonido de las olas en la playa o el sonido de las campanas de una iglesia a lo lejos. Al posar tu mano sobre tu vientre, podrás sentir movimientos amplios y tranquilos, que testifican la tranquilidad de tu bebé. A la inversa, las frecuencias agudas y los ruidos repentinos, como una alarma, una puerta que se cierra, una cacerola que cae al piso o el ruido de una moto acelerando, pueden estresarlo: se moverá dando sacudidas, de manera rápida y desordenada.
Dentro de tu vientre, tu bebé también es sensible a la música: cuando escuchas música, su ritmo cardíaco se modifica y comienza a moverse. Opta por melodías suaves y repite con frecuencia las mismas partes: poco a poco, se familiarizará con la música y luego del nacimiento podrás calmarlo con estas melodías.


 

Tu valoración

Enviar un mensaje