El desarrollo sensorial del bebé en el útero

El gusto

Desde el final del tercer mes de embarazo, la boca de tu bebé cuenta con receptores gustativos, gracias a los cuales podrá experimentar toda la paleta de sabores. Degusta estos sabores a través del líquido amniótico, que deglute casi continuamente, la percepción de sabores dependerá de lo que tú comes. A partir del cuarto mes, puede distinguir entre dulce, salado, ácido y amargo. Su movimiento casi permanente de deglución en el útero explica la intensa necesidad de mamar con frecuencia desde el nacimiento.

Para contribuir a desarrollar el sentido del gusto en tu bebé es importante que varíes tu alimentación durante el embarazo (respetando tus deseos y tu comodidad digestiva): de esta forma, le permitirás probar distintos sabores, cuyo recuerdo guardará después del nacimiento. No te prives de comer platos con muchas especias o muy perfumados. Tu bebé disfrutará contigo y estas preferencias orientarán sus futuras preferencias: después del nacimiento, ya estará familiarizado con muchos de los sabores y los disfrutará más fácilmente cuando llegue el momento de la diversificación de la alimentación.


 

Tu valoración

Enviar un mensaje