El desarrollo motor de tu bebé

Al nacer

Cuando tu bebé viene al mundo, sus extremidades son blanditas y su nuca y su torso  tienen poca tonicidad. No puede sostener su cabeza más que unos segundos, por lo que cuando lo cojas no debes olvidarte de colocarle una mano por debajo de la nuca. Sus movimientos son involuntarios y anárquicos. Posee muchos reflejos arcaicos que desaparecerán en los meses siguientes:
 

  • Si acaricias su mejilla, gira la cabeza hacia tu dedo y abre la boca para chupar.
  • Un dedo colocado en su boca desencadena un reflejo de succión.
  • Si lo levantas bruscamente o se siente incómodo físicamente, extiende rápidamente sus brazos y sus piernas abriendo las manos, y luego vuelve a flexionar sus extremidades: esto se llama el reflejo de Moro.
  • En posición vertical sobre una superficie, intenta automáticamente dar algunos pasos: tu bebé ya sabe caminar, pero lo olvidará pronto para volver a aprenderlo más adelante.
  • Si tocas la palma de su mano con uno de tus dedos, lo agarra con fuerza y lo mantiene apretado.


 

Tu valoración

Enviar un mensaje