El cuidado de tu piel

Modificaciones de la piel durante el embarazo

Durante el embarazo, la afluencia de hormonas femeninas en la sangre modifica el equilibrio de tu piel. Las hormonas tiroideas estimulan la secreción de sudor y favorecen la pérdida de agua, mientras que las hormonas suprarrenales disminuyen la resistencia cutánea. Como resultado la piel se vuelve más delicada y puede deshidratarse fácilmente.
Al mismo tiempo, el volumen sanguíneo aumenta, la circulación sanguínea y la microcirculación cutánea se vuelven más lentas, con lo que la piel se vuelve más irritable.
La piel, frágil y reseca, puede notarse incómoda, a veces áspera, y provocar sensaciones de tirantez o de picor.
Para evitar estas molestia, durante el transcurso del embarazo, es necesario aportar a la piel, cada día, cuidados adecuados para nutrirla, hidratarla y proporcionarle alivio.

 

Tu valoración

Enviar un mensaje