Dormir bien durante el embarazo

Nuestros consejos para dormir bien

Dormir mal varias noches seguidas puede generar un estado de fatiga que puede repercutir en tu humor: por lo tanto, es importante tomar las medidas necesarias para poder descansar.
 

  • Practica regularmente una actividad deportiva suave (caminar, yoga o natación), para liberar el estrés y los problemas de la jornada.
  • Limita tu consumo de bebidas estimulantes (café, té, etc.) y evita realizar comidas muy abundantes por la noche.
  • Toma un baño al final del día para relajarte, y opta por la lectura en lugar de la televisión antes de irte a dormir. Evita ver películas violentas y hacer ejercicios que necesiten de reflexión o concentración.
  • Antes de acostarte, bebe una infusión relajante de tila o un vaso de leche caliente con miel.
  • Crea una atmósfera favorable en la que te sientas cómoda. De ser posible, la temperatura en tu habitación no debe ser muy elevada (temperatura óptima: de 18°C a 19°C) y es preferible dormir en completa oscuridad.
  • Coloca cojines al pie de tu cama. Al elevar las piernas, facilitarás la circulación sanguínea y podrás dormir mejor.
  • Respeta tus horarios para levantarte y acostarte a lo largo de la semana.
  • Acuéstate en cuanto aparezcan los primeros signos de sueño. Confía en tus propios signos, como los bostezos o los ojos que se cierran. No intentes quedarte despierta ya que te arriesgas a tener que esperar el próximo ciclo de sueño, ¡una hora y media más tarde!
  • Si tiendes a sufrir de problemas digestivos, puedes dormir en una posición semisentada, con los cojines en tu espalda.
  • Para mayor comodidad, también puedes dormir con un cojín de lactancia. Estos cojines, con forma de medialuna, se colocan entre los muslos y suben hacia el vientre, lo que permite relajar la tensión de las piernas y del pubis, y acomodarse cómodamente de lado.
  • Tras una mala noche, duerme una siesta corta siempre que puedas. Sin embargo, evita dormir muchas horas por la tarde: te arriesgarás a tener dificultades nuevamente para dormir por la noche.


Si tus problemas de sueño persisten a pesar de seguir estos consejos, consulta con tu médico o con tu matrona.


 

Tu valoración

Enviar un mensaje