Cuándo consultar durante el embarazo

Contracciones regulares y dolorosas

Las contracciones no dolorosas, puntuales o irregulares son muy comunes durante el embarazo y no deben alarmarte. Por el contrario, si se vuelven regulares, dolorosas o si están acompañadas de sangrado o pérdidas, pueden ser preocupantes: recuéstate un momento o toma un baño caliente y, si las contracciones no desaparecen, ponte en contacto con tu médico o con tu maternidad. Haz lo mismo si sientes bruscamente dolores intensos o no habituales en el útero.

 

 

Tu valoración

Enviar un mensaje