Cómo recuperar tu cuerpo después del parto

Cómo reconciliarte con tu cuerpo

 

- Ante todo, deja que tu cuerpo se tome su tiempo para recuperarse, especialmente si estás dando el pecho a tu bebé: no empieces la dieta mientras le estés amamantando, y no realices una actividad física exigente para los abdominales antes de la recuperación del suelo pélvico. No te obsesiones con la idea de bajar de peso durante los primeros meses después del parto.
- No te pierdas las sesiones de recuperación del suelo pélvico: recuperar el suelo pélvico es muy importante para evitar el riesgo de incontinencia y de prolapso (caída) de los órganos en un futuro.
- Disimula las pequeñas imperfecciones de la piel con un corrector o con una base de maquillaje, y tómate el tiempo de arreglarte para reencontrarte con tu femineidad.
- Utiliza ropa con la que te veas bien y te sientas cómoda.
- Hidrata diariamente tu cara y tu cuerpo con un cuidado nutritivo para combatir la sequedad de la piel.
- Si tienes estrías, utiliza a diario un producto especifico para estrías instaladas, que te ayude a atenuarlas.
- Pide al papá, a una amiga o a los abuelos que cuiden de tu bebé y aprovecha mimarte: ve a la peluquería, a darte un masaje, un tratamiento facial, etc.
- Sin hacer régimen, puedes procurar tomar una dieta equilibrada: come más fruta y verdura (al menos cinco  raciones al día), carnes magras o pescado, cereales y féculas integrales y productos lácteos naturales. Por el contrario, limita el consumo de alimentos muy grasos o azucarados.
- Si tienes mucho apetito (algo frecuente durante la lactancia), es preferible que comas más ligero y que tomes un tentempié a media mañana y a media tarde.
- Recuperarás tu silueta anterior progresivamente: debes tener en cuenta que tardarás entre 3 y 6 meses para que tu peso vuelva a la normalidad, y casi un año para poder recuperar tu talla.
- Sin embargo, tu cuerpo ya no será el mismo que era antes del embarazo: tus caderas pueden ser más anchas, tu pecho puede tener una forma distinta, tu piel puede estar marcada por las estrías... Aprende a querer tu cuerpo de mamá como es: una vez que puedas asumirlo, te sentirás más guapa.
 
 
Tu valoración

Enviar un mensaje