Cómo prepararte para el parto

Preparación en piscina

La preparación en piscina es ideal para las futuras mamás que aman el agua. Se empieza a partir del quinto mes de embarazo. Puedes practicarla sola o acompañada por el futuro papá.

En el agua, parcialmente libre de los efectos de la gravedad, te sientes más ligera y puedes realizar fácilmente ejercicios de preparación para el parto: puedes trabajar la apertura de tu pelvis, aprender a relajarte y a respirar profundamente relajando tu cincha abdominal, y descubrir movimientos para calmar los dolores dorsales y de los ligamentos. La presión del agua ejerce un masaje drenante que relaja las piernas cansadas y pesadas, y favorece la circulación sanguínea.

Si te tienta la idea de tener un parto en el agua, y tu maternidad te ofrece esta opción, esta preparación acuática está especialmente indicada.


 

Tu valoración

Enviar un mensaje