Cómo prepararte para el parto

Canto prenatal

Los objetivos del canto prenatal son múltiples: bienestar durante el embarazo, establecimiento de un vínculo afectivo precoz con el bebé, acompañamiento del parto... . Esta preparación se basa en el impacto del sonido en el cuerpo: al cantar, la futura mamá se relaja y trabaja al mismo tiempo su inspiración y su respiración.

El canto prenatal también tiene efectos positivos para el bebé: en el útero, ya es muy sensible a los sonidos, cualquiera sea su frecuencia. La pelvis y el esqueleto de la mamá actúan como caja de resonancia y amplifican su transmisión. Conducidos por el líquido amniótico, los sonidos llegan a la piel del feto y a sus terminaciones nerviosas en forma de vibraciones, y le ocasionan un masaje muy agradable. De esta forma, el canto permite establecer una relación precoz con el bebé. Después del nacimiento, se reencontrará con placer con las melodías que recibía en el vientre de su mamá.

Durante el parto, los sonidos ayudan a acompañar las contracciones y a atravesar el dolor: de hecho, las frecuencias graves tienen efectos analgésicos en la pelvis. De esta forma, un sonido grave y equilibrado permite a la mujer expresar sus sensaciones masajeando su cuerpo gracias a las vibraciones y facilitando la relajación muscular.

El canto prenatal, impartido por matronas especializadas, puede practicarse desde los primeros meses de embarazo y puede continuarse luego del nacimiento.


 

Tu valoración

Enviar un mensaje