Comer bien durante el embarazo

Una alimentación sana y equilibrada

Más que nunca, durante el embarazo es importante adoptar una alimentación variada y equilibrada, que te aporte todos los nutrientes que tú y tu bebé necesitáis. Con una dieta así, no debería ser necesario ningún complemento alimenticio para el buen desarrollo de tu embarazo:
 

  • Da prioridad a frutas y verduras en todas sus formas, pescados y carnes magras bien cocidos, cereales completos ricos en fibras y productos lácteos.
  • Varía los aceites que utilizas (oliva, girasol, pepitas de uva, nuez, etc.).
  • Evita los dulces y los alimentos muy grasos.
  • No consumas muchas bebidas con cafeína (café, té, algunas sodas) o azucaradas.
  • Prohíbete por completo el consumo de alcohol: cuando una mujer embarazada consume una bebida alcohólica, el alcohol pasa de la sangre de la madre a la sangre del feto a través de la placenta y afecta el buen desarrollo del bebé. Los riesgos existen, cualquiera sea la cantidad consumida. Es preferible esperar al nacimiento o a que dejes de amamantar para abrir una botella de champán.


Algunos nutrientes son especialmente valiosos durante el embarazo. Puedes encontrarlos en los siguientes alimentos:
 

  • Fuentes de ácido fólico: espinacas, berro, zanahorias, tomates, huevos, pan.
  • Fuentes de calcio: leche y productos lácteos.
  • Fuentes de vitamina D: peces grasos (sardinas, salmón, atún, etc.).
  • Fuentes de hierro: carne roja, legumbres secas.
  • Fuentes de yodo: crustáceos bien cocidos, peces de mar, sal yodada.


 

Tu valoración

Enviar un mensaje