Masaje perineal. ¿Qué es y cómo se realiza?Abril 2017

El masaje perineal es una técnica que tiene el objetivo de ablandar y dar elasticidad a la piel y a los tejidos de la zona de la vagina y del periné. Gracias a ello, ayudarás a  evitar desgarros o episiotomías en tu parto. Es una técnica muy efectiva y es segura tanto para tí como para tu bebé.

 

Ventajas del masaje perineal

 

  • Aumenta la elasticidad de músculos y piel, lo que ayuda a la relajación  de esa zona en el momento en el que tú bebé asome la cabeza.
  • Permite que colaboréis tú y tu pareja de manera activa en el proceso del parto.
  • Reduce el dolor de la zona genital en los días posteriores al parto.
  • Es sencilla de realizar y tiene muy buenos resultados.
  • Te ayudará a familiarizarte con las sensaciones que sentirás en esa zona durante el parto.

 

Masaje perineal

 

El masaje lo puedes hacer tu misma o bien te lo puede hacer tu pareja, dependiendo de cómo estéis más cómodos. Para que sea eficaz tienes que comenzar con el masaje perineal entre la semana 32-34 y continuar hasta el día del parto. En cuanto a la frecuencia, se recomienda realizarlo tres veces por semana y debe durar unos diez minutos o si lo prefieres puedes hacerlo todos los días durante cinco minutos.

 

No está recomendado el masaje perineal si tienes varices vulvares, infección vaginal, infección urinaria, amenaza de parto prematuro, placenta previa, rotura prematura de membranas o lesiones en  la vagina.

 

¿Cómo se realiza el masaje perineal?

 

  • Antes de comenzar, lávate bien las manos con agua y jabón (asegúrate de tener las uñas cortas y limpias) y vacía la vejiga.
  • Una ducha templada o ponerte calor con paños húmedos, ayuda a relajar la zona.
  • Colócate en una posición cómoda y segura, ya que tendrás que mantenerte unos minutos en esa postura. Semisentada con las piernas dobladas o en cuclillas  apoyada en la pared  son  buenas posturas.
  • Lubrica los dedos con  aceite de oliva, de almendras, de rosa de mosqueta o con cremas específicas para este masaje.
  • Introduce los dedos en la vagina 3 ó 4 cm y comienza hacer presión. Los pulgares si eres tú quien se realiza el masaje, y el corazón y el índice si es tu pareja quien lo realiza. Tener un espejo enfrente te puede ayudar.
  • Comienza hacer presión en la parte inferior de la vagina (hacia abajo) durante unos dos minutos, y luego sobre las paredes laterales de la vagina otros dos minutos más. Es normal que sientas una sensación de escozor o quemazón, similar a la que sentirás cuando tu bebé empuje con la cabeza para salir. Intenta relajarte lo máximo posible.
  • Después realiza un movimiento de vaivén continuo de un lateral a otro pasando por el centro, como dibujando una “U” durante tres o cuatro minutos.

 

El día del parto debes avisar a la matrona o al ginecólogo que te vaya a atender de que te has realizado el masaje perineal, para que lo tenga en cuenta a la hora de valorar hacer una episiotomía. Y aunque los primeros días suele ser un poco molesto (escozor, quemazón), los tejidos se habituarán al masaje y poco a poco desparecerán las sensaciones desagradables. 

Tu valoración

Enviar un mensaje

VER TAMBIÉN: