Aseo
- Piel normal

Toggle view

NUESTROS PRODUCTOS

Toggle view

LOS CONSEJOS MUSTELA


Antes de empezar: ten el hábito de lavarte siempre las manos y de utilizar solo productos especialmente adaptados a la piel delicada de tu bebé.
 

Los ojos: impregna un algodón o una gasa estéril con suero fisiológico y pásalo delicadamente sobre los párpados y alrededor del ojo. Utiliza un algodón distinto para cada ojo.


Las orejas: utiliza un trozo de algodón hidrófilo seco enrollado.Limpia solo la parte externa, el pabellón auricular, para evitar la formación de tapones de cerumen. Evita los bastoncillos, que pueden irritar o incluso lastimar a tu bebé.

La nariz: al igual que para utiliza un trozo de algodón enrollado, imprégnalo en suero fisiológico y limpia suavemente los orificios nasales. Utiliza un algodón distinto para cada orificio.

La cara: límpiala las veces que haga falta durante el díay no te olvides de limpiar la zona de detrás de las orejas, donde suelen acumularse impurezas.  Puedes utilizar un fluido limpiador sin aclarado o una loción limpiadora, en este caso aplícala con un algodón  y luego retira los restos de suciedad emulsionada con un algodón húmedo.

El cabello: para peinar tu bebé utiliza un cepillo suave especial para bebé.

Las uñas:  espera al menos un mes antes de cortarle las uñas a tu bebé por primera vez. Antes del primer mes, las uñas son muy frágiles y  quebradizas. Luego,  córtale las uñas a tu bebé regularmente con unas tijeras de punta redondeada. Espera a un momento en que esté tranquilo, sujétale bien la manita o el pie mientras le hablas con dulzura, para que esté relajado mientras le cortas las uñas.   Ten cuidado de no cortarlas demasiado cortas, para evitar que se produzcan infecciones en el contorno de la uña.

El cambio del pañal: límpiale el culito minuciosamente, presta especial atención a los pliegues cutáneos donde la maceración puede provocar irritaciones. Puedes utilizar agua y un gel lavante, unas  toallitas especiales para el cambio de pañal o un fluido limpiador sin aclarado . Seca delicadamente la piel del culito antes de colocar el pañal limpio.

El cordón umbilical: los primeros días después del nacimiento, debes cuidar el cordón umbilical hasta que, al cabo de una semana o diez días, caiga por sí solo. Para evitar cualquier riesgo de infección, desinféctalo todos los días con una gasa estéril impregnada en un antiséptico y  seca enseguida cuidadosamente con una gasa limpia.

Las manos: Ten siempre a mano toallitas limpiadoras para limpiar las manos de tu bebé al salir de paseo, antes de comer o en el coche.

- Al finalizar el aseo, no te olvides de ponerle un poco de Agua de colonia sin alcohol, vaporízala sobre la ropita o directamente sobre la piel. Además de hacer que huela fenomenal, contribuye a desarrollar su sentido del olfato.